Se despejan los nubarrones


A su joven edad le ha tocado estar en el olimpo del ciclismo, pero también encarar la incertidumbre más compleja de su carrera deportiva. Egan Bernal (IGD) pudo despejar por ahora los oscuros nubarrones que no le dejaban creer en sus capacidades, aunque para esta tarea necesitó de la afirmación colectiva.


El colombiano no quería poner a trabajar al equipo en el cierre de la etapa 9 del Giro de Italia con el remate en terreno destapado. Así como estuvo seguro pedirles a sus compañeros que bajar el martillo en la etapa 6, el equipo fue hoy el que apostó por su capitán. Todos aportaron para que Egan pudiera entrar con una buena posición en el segmento destapado y Gianni Moscon acompañaba a Bernal al entrar al último kilómetro cuando Alexander Vlasov (APT) intentó el primer ataque.


Egan tuvo motor para poder salir a la rueda del corredor del Astana Premier Tech y aunque João Almeida (DQT) pudo haber seguido a la dupla, fue precavido en voltear y quedarse a esperar a Remco Evenepoel que se había quedado a la cola del grupo de favoritos.


Solo la gloria en el horizonte: Egan Bernal (IGD) en pleno ataque. Foto LaPresse


Fue entonces que Egan encontró el overdrive, pues entre más dura se hacía la subida al final más fuerte se le veía. Giulio Ciccone (TFS) se colocó a la estela del zipaquireño, pero nunca fue capaz de intentar rebasarlo. Geoffrey Bouchard (AGC) y Koen Bowman (TJV), los últimos sobrevivientes de la fuga del día, solo sintieron la brisa cuando Bernal los adelantó. Cuando Egan encontró la rampa del 12% a 350 metros, más poderosa se apreciaba su pedalada y más grande el hueco que abría.


Solo en una ocasión el corredor del Ineos Grenadiers volteó a ver hacia atrás, cuando faltaban 200 metros, y pudo comprobar que su golpe había sido contundente. Cuando Egan cruzó la meta no tenía idea de que había ganado la etapa, pero sí de que había dejado cortado a Remco y a la maglia rosa. Los soigneurs se encargaron de informarle que además había ganado la etapa, ya que el colombiano creyó que había cruzado antes algún integrante de la fuga.


Con la bonificación de la victoria, Egan entendió que sería el nuevo lider de la carrera. El sacrificio había valido la pena, pero no sólo el de hoy, sino el de muchos meses de rehabilitación y de dormirse viendo al techo pensando si algún día podría a volver a ser el mismo.



“Han sido dos años difíciles para mí, mental y físicamente. Volver a ganar es importante para mí y para el equipo”, declaró Bernal después de la premiación. “Pensé que todavía había ciclistas por delante. Estaba completamente concentrado. Estaba en mi propio mundo. Me emocioné mucho cuando me dijeron que había ganado. Los últimos 1,5 km por la pista de tierra han sido cuatro minutos de puro sufrimiento, sin mirar a los demás. Todavía tengo algunas dudas sobre mi espalda. Me someto a un tratamiento de fisioterapia antes y después de cada etapa. Por ahora, solo quiero disfrutar de mi primera victoria de etapa en una grande y de la Maglia Rosa ".


Con esta han sido 5 camisetas rosas del Giro repartidas en la historia de Colombia en los últimos 7 años, desde que Rigoberto Urán ganara la primera. Egan no pudo contener las lagrimas y la voz entrecortada cuando le mencionaron esta estadística. “No importa si solo la puedo mantener por un día”, señaló.


No fueron pocas las voces en el mundo que no le dieron voto de confianza a Bernal desde que tuvo que abandonar el Tour de Francia, con una opinión vista de lejos, sin tener en cuenta el carácter del corredor colombiano. Pero solo Egan y su círculo más cercano saben que lo que ha tenido que trabajar no solo física, sino mentalmente para reforzar la confianza desde adentro. Para que las vigas no se vinieran abajo también era necesario un resultado como el de hoy. No se descuenta que el dolor de espalda lo siga acompañando aun con los paliativos recibidos, pero con una victoria y con la maglia rosa, el sacrificio tendrá una recompensa.


La prueba continuará siendo colectiva porque ahora viene la defensa con corredores que no estuvieron tan lejos de Bernal en la llegada. Aunque Remco aun sigue segundo en la general, Vlasov y Ciccone se convierten igualmente en aspirantes al podio.


Cuando vi que subió al plato en el ataque entendí que era el más fuerte hoy”, dijo el corredor italiano del Trek Segafredo sobre la actuación de Bernal. “Estuvo en otro nivel, yo lo seguí hasta donde pude. No cabe duda de que es el hombre más fuerte del Giro, será duro rival a vencer”.


En esa última sección de destapado estaba en una mala posición”, dijo el Evenepoel. “Eso pasó dentro del túnel cuando un compañero de Bernal casi le toca la rueda a su capitán y yo perdí posiciones. Al final traté de ascender como pude, pero desafortunadamente fuera de las bonificaciones. Al final sigo segundo con solo 15” de desventaja, lo cual no es nada si tomamos en cuenta que aún quedan las montañas más difíciles.


Un calvario aparte vivió Attila Valter (GFJ) quien a pesar de su esfuerzo no pudo mantener contacto con el grupo de los mejores escaladores. “No hay vergüenza en el intento por la defensa, se hizo lo que humanamente pudo sacarles a las piernas Attila”, dijo su coequipero Lars van den Berg, quien también aseguró que el equipo seguirá apostando por mantenerlo en la clasificación general, ahora como 5° a 43”.


CIERRE DE LA PRIMERA SEMANA


Después de la sacudida entre los corredores de la parte alta de la tabla, la primera semana por fin cierra con la etapa 10, que aún guarda 2000 metros de desnivel positivo acumulados


La salida se dará en L’Aquila rumbo a Foligno con dos sprinters intermedios y un premio de 4° categoría repartidos en 139 kilómetros. Apenas arranca la etapa ya se esta subiendo a un repecho no categorizado, donde la fuga podría gestarse, aunque se ya se han vivido dos o tres jornadas en que la fuga no termina de cuajar sino hasta a más de 40 kilómetros. Además, el primer sprint intermedio esta a 46.9 kilómetros de salida.



Luego viene un terreno ondulado hasta el premio de Valico della Somma, de 6.7 kms con media del 5% y máxima de 8%. El premio termina a 39 kilómetros de meta y ell resto del camino es con terreno a favor y llano hasta Foligno. La Vía Roma es la que lleva al pelotón en los ultimos 5 kilómetros hasta que se hace una vuelta abierta a la derecha en la vía Mezzetti a 1,400 metros. Dos curvas ala izquierda llevan a pelotón a los últimos 850 metros sobre la viale Battisti donde hay un estrechamiento de la avenida a unos 600 metros y una última curva amplia a la derecha a 250 metros de la línea final.

La última llegada en Foligno fue en 2016 cuando ganó Andre Greipel por delante de Giacomo Nizzolo y Sacha Modolo.


El Lotto Soudal ya no cuenta con Caleb Ewan, su lanzador Jasper de Buyst y Tomasz Marczyński, así que no será quien ponga control en el lote, aunque aún cuenten con Stefano Oldani y Roger Klüge. El Alpecin Fenix será el principal interesado en controlar con su probado rematador Tim Merlier vestido de ciclamino, pero hay muchos hombres rápidos que están hambrientos de victoria.


TOP 20 CLASIFICACIÓN GENERAL ETAPA 9



Clasificación General latinoamericanos Etapa 8

1° Egan Bernal (Col-IGD)

11° Daniel Martínez (Col-IGD) 1:12”

27° Harold Tejada (Col-APT) 7:34”

38° Einer Rubio (Col-MOV) 20:46”

40° Jonathan Caicedo (Ecu-EFN) 22:47”

70° Jhonatan Narváez (Ecu-IGD) 45_07”

89° Eduardo Sepúlveda (Arg-ANS) 58:02”

105° Alexander Cepeda (Ecu-ANS) 1h 07:31”

114° Fernando Gaviria (Col-UAE) 47:45”

150° Sebastián Molano (Col-UAE) 1h 34:18”

163° Maximiliano Richeze (Arg-UAE) 1h 39:52”



Transmisión en vivo de TV:

6:30 am Col Caracol TV

Simultáneo en línea elgiroporcaracol.com



Más recientes