PREVIA 108° TOUR DE FRANCIA


Aunque el Tour de France ha tenido una tendencia montañosa en los ultimos años, la actual versión de la carrera les da una plataforma a los contrarrelojistas para hacer diferencias. Desde 2012 el Tour no colocaba una crono --que no fuera prólogo o en equipo—en la primera semana (etapa 5), mientras que la segunda crono (30.8km) pondrá el punto de suspenso para terminar de acomodar la clasificación general y quizás, hasta el podio en la penúltima etapa.


Aunque la contrarreloj está más cargada ---la cifra más alta en dos CRI desde 2013 (65km)—la montaña tiene también un tinte histórico con la salida en la región de Bretaña, el paso por Mount Ventoux y el premier regreso a Luz Ardiden en 10 años.


En los 3,414.4 kilómetros de trazado la carrera visitará 9 diferentes regiones del país y saldrá solo en una ocasión de territorio francés (etapa 15, Andorra). Además de visitar el Macizo Central, Alpes y Pirineos el Tour subirá por primera vez al Macizo del Morvan con un paso por el Signal d’Uchon, este último por cierto uno de los 6 puertos que tendrán bonificaciones de tiempo (8”-5”-2”) y que están cerca de remate de las etapas.


PRIMERA SEMANA


Las tres primeras etapas están cargadas de emotividad por lo que la región noroeste de Francia ha dado a la carrera. 16 diferentes corredores de la Bretaña han portado el maillot amarillo y ganado 96 etapas a lo largo de la historia. De hecho, el último ganador francés del Tour es bretón: Bernard Hinault. La región ha tenido 7 oportunidades para abrir la carrera, la última en 1995 en Saint-Brieuc.

Este territorio tiene la influencia del viento, pero también un recorrido colmado de columpios y gastadoras cotas. Los puncheurs estarán listos para buscarán la primera camiseta de líder en la llegada de la etapa 1 en Landerneau con 3km al 5.7% al cierre de casi 200 kilómetros.


En la etapa 2 el famoso muro de Bretaña tiene dos ascensos en los ultimos 15 kilómetros. Una subida de 2km al 6.9% que puede crear cortes y dejar mal parados a algunos confiados corredores de clasificación general. Las primeras oportunidades declaradas para sprinters podrían llegar en la etapa 3 y 4, pero ninguna es llana. La 4, entre Redon y Fougères, tiene solo 150.4 kilómetros y seguramente se correrá a muy alto tren sin dejarle espacio a las fugas.


ETAPA 2 ©ASO


La etapa 5 presenta la primera de las cronos individuales. Con un recorrido de 27.2km entre Changé y Laval, el perfil tiene varios columpios y termina con repecho largo, pero los especialistas marcarán diferencias que pueden ser de dos minutos o más. Esta crono dejará el escenario para que los escaladores resuelvan los daños en las etapas de montaña.


Después de la primera transferencia larga, el pelotón saldrá de Tours a Châteauroux en la etapa 6 (160.6km) para la disputa otra de las consideradas 8 jornadas para los embaladores. Tras una fiesta de premios de 3ª y 4ª categoría, la etapa 7 presenta el primero de 2ª, el ya mencionado Signal d’Uchon (5.7km al 5.7% y máxima 18%) a 18 kilómetros de la meta en Le Creusot al final de la etapa más larga de la carrera: 249 kilómetros.


La primera semana termina con una doble jornada en lo Alpes, ambas con menos de 155 kilómetros, lo que debería de proponer una carrera muy ofensiva. Entre Oyonnax y Le Gran-Bornard hay 5 premios de montañas, tres de ellos de 1ª categoría. Los ultimos 38 kilómetros son idénticos al cierre de la etapa 10 de 2018, donde Julian Alaphilippe atacó a sus compañeros de fuga para ganar su primera etapa en el Tour y vestirse con la camiseta de la montaña, que al final conquistaría ese año.


ETAPA 9 ©ASO


La primera llegada en alto cierra la primera semana. La etapa reina alpina tiene el primer puerto de categoría especial en el Col du Pré a la mitad de los 144 kilómetros totales. La llegada a Tignes --21km al 5.6%-- solo se ha subido una vez en 2007 y la ganó Michael Rasmussen. La cima a 2,107 metros sobre el nivel del mar estaba planeada en el Tour de 2019, pero fue suspendida por una avalancha de barro. Aunque la cima se corona a poco menos de 2 kilómetros de meta, es suficientemente dura para abrir diferencias en la general.


SEGUNDA SEMANA


Las etapas 10 a 15 suman un total de 1,143.9 kilómetros, con 4 de ellas de más de 190km. El camino hacia el sur comienza de Albertville a Valence como un calienta-piernas de una de las etapas marcadas como claves en la carrera.


Con casi 200 kilómetros llega a etapa 11 con el doble ascenso a Mt Ventoux, jornada en el calendario de los favoritos. Aunque se sube por dos diferentes vertientes en la base, el camino es el mismo a partir de Chalet Reynard a 6.2km de la cima. El bosque que precede la zona destapa puede ser una selva con la humedad y el calor de julio, mientras que en la cima el viento hará también su parte. Pero subir dos veces al monte calvo no es suficiente: hay que mantener la ventaja con aplomo tras coronas la segunda vez (15.7km al 8.8%) porque aún queda un descenso de 22 kilómetros a meta en Malaucène.

El Desnivele Challenge que se corrió en junio con dos subidas al Mt Ventoux terminó en alto, y la victoria fue para Miguel Ángel López (MOV). Pero la etapa del Tour será un animal totalmente distinto.

El calor del verano se sentirá a plomo camino al mediterráneo. La etapa mas corta de la segunda semana va de Saint-Paul-Trois-Château a Nîmes con 159.4 kms. La jornada pinta para una llegada masiva como en la que venció Caleb Ewan en 2019. Es una llegada super rápida, con llegada en bajada y tres curvas de 90° en los últimos 3 kilómetros.


SEGUNDO PASO POR MT. VENTOUX ETAPA 11 ©ASO


La segunda etapa más larga del Tour con 219.9 kilómetros entre Nîmes y Carcassonne puede ser uno de los días más difíciles de la carrera con el viento mistral como principal enemigo a vencer. La jornada esta pronosticada para los embaladores, pero equipos como el Deceunick Quick Step puede beneficiar a su candidato a la general, Julian Alaphilippe, con una jornada cómo está trabajando paralelamente para Mark Cavendish y crear cortes. Ineos Grenadiers y Jumbo Visma estarán listos para unirse a esta fiesta si hay abanicos.


La media montaña regresa en la etapa 14 entre Carcassonne y Quillan, esta última primera vez ciudad Tour. Con 5 premios de montaña, tres de ellos de 2ª categoría y uno con bonificación, propone la coronación de una fuga, ya que los favoritos esperarán a la jornada del domingo 11 de julio con meta en Andorra.


La cima designada como la del premio Henry Desgrange, fundador del Tour de France, corresponde al Port d’Envarila en la etapa 15, cima de 1ª categoría (10.9km al 5.9%) pero a 2,408 metros sobre el nivel del mar. Serán más de 3,000 metros de desnivel Entre Céret y Andorre-la-Vielle con un cierre que invita al ataque: el Col de Beixalis (6.4km al 8.5%) se corona a 14.8km de meta y tiene bonificación de 8” al primer lugar. El descenso a la ciudad se estabiliza hasta los últimos dos kilómetros. La capital del principado será llegada en el Tour por 5ª ocasión en la historia.


ETAPA 15 ©ASO


El segundo día de descanso preparará mentalmente al pelotón que aún tienen que cruzar los Pirineos y la general individual aún no está escrita.


TERCERA SEMANA


La tercera semana arranca con otra etapa de montaña con 4 premios en 169km rumbo a Saint-Gaudens. La jornada se presta para otra escapada exitosa que incluye el Portet-d’Aspet a 32.5km de meta. Hay un muro de 800 metros al 8.4% a 7 kilómetros de llegar a la línea final, que también remata en un repecho.


La historia de Saint-Lary-Soulan Col du Portet, meta de la etapa 17, es muy reciente en el Tour: la subida se estrenó en 2018 y Nairo Quintana la ganó con un ataque de lejos. Esta etapa es una de las dos o tres más duras dura de esta edición con dos premios de 1ª categoría (Col de Peyresourde y Col de Val Louron-Azet) previas a esta masiva llegada en alto. El premio final de categoría especial es de 16km con la media más difícil de cualquier otra subida (8.7%) y máximas del 10.3%, además de que sube a 2,215 msnm. Aquí los escaladores puros tienen que abrir distancia con los especialistas en la CRI de la etapa 20.


La etapa 18 es la última oportunidad para aprovechar el desnivel positivo y puede ser la que llame a un ataque épico, como lo propone la longitud de solo 129.7 kilómetros. El Tourmalet no solo hay que subirlo (17.1km al 7.3%) también hay que bajarlo para terminar en el imponente premio de Luz Ardiden, que no se visita desde 2011. Fue en esa subida donde Miguel Induráin venció a Greg Lemond en 1990, pero solo por 6”. La subida a Luz Ardiden es de 13.3km al 7.4% y ante la urgencia de sacar tiempo a Primoz Roglič y Tadej Pogačar, seguramente habrá un tiempo récord en el ascenso.


ETAPA 18 ©ASO


Antes de que llegue la segunda crono individual, el pelotón le dará oportunidad a que los sprinters persigan a una fuga en la última etapa de más de 200 kilómetros entre Mourenx y Libourne.

La etapa 20 es la crono más larga de la carrera, 30.8 kilómetros entre Libourne y Saint-Émilion, la región de uno de los vinos mas prestigiosos del mundo. El recorrido con algunos columpios es uno para los especialistas de potencia. Quizás algunos protagonistas aún tengan energía suficiente para recortar tiempo y acceder al podio, y otros sufrirán luego del desfuerzo puesto en la montaña. Pero para la mayoría será terreno para defender lo cuidado por casi tres semanas. Si el calor de verano aparece con ferocidad, se puede dar alguna sorpresa.


Sin cambios desde hace 46 años, el circuito en Champs-Élysées será el cierre de esta 108° edición con la fiesta de los más rápidos que hayan sobrevivido.


CANDIDATOS


Si ustedes se preguntan qué tipo de duelo se verá en el Tour, hay que pensar que la lucha lógica se reduce a tres o 4 protagonistas, con dos eslovenos y el Ineos Grenadiers como protagonistas. Este tinte está marcado por el tipo de recorrido y las dos contrarrelojes individuales.


Camino a la gloria en la CRI etapa 20 TDF 2020. Foto ASO / Pauline Ballet


Aunque no corrió una carrera world tour como última preparación antes de la ronda gala, el palmarés del campeón defensor es impecable en la temporada. Tadej Pogačar (UAE) ganó o hizo podio en las 4 carreras por etapas en la que participó (UAE Tour, Tirreno-Adriático, Pais Vasco y Tour de Eslovenia) además de apuntarse su primer monumento: Liege-Bastogne-Liege. Tadej decidió participar en los campeonatos nacionales de Eslovenia, aunque no tuvo éxito ni en CRI o ruta, posiblemente buscando solo continuar con su transición de forma rumbo al Tour. Estará rodeado de la experiencia de Rafal Majka y Davide Formolo y la potencia de Brandon McNulty y Marc Hirschi, pero hemos visto varias veces cómo puede resolver individualmente aun aislado. Pogačar no solo tiene las cualidades físicas, sino que es valiente y osado. Y no tiende a equivocarse en carrera. El joven esloveno no es un especialista en la crono como Primož Roglič, pero puede sacarles tiempo a otros escaladores puros.


Jumbo Visma listo terminar la tarea en 2021. Foto ASO / Pauline Ballet


Un corredor como el líder del Jumbo Visma con una astilla clavada en el hombro puede ser muy peligroso. Luego de perder el Tour de Francia en su mejor terreno Primož Roglič decidió minimizar el gasto previo a la carrera este año con solo 17 días de competencia. Luego de ganar 3 etapas en Paris Niza y perder el titulo por caída en la última etapa, Roglič regresó con furia a ganar la Vuelta al País Vasco en la subida a Arrate y vencer a Tadej por lo menos una vez en la temporada. Un 2° lugar en La Fleche Wallone y un top 15 en Liege-Bastogne-Liege cerraron su calendario competitivo y desde el 26 de abril Primož se dedicó a hacer reconocimiento de etapas y campamento de altura. Seguramente espera que esta fórmula le prometa una mejor forma para la tercera semana. Su equipo llega motivado con los títulos nacionales de Wout van Aert y Tony Martin y la consigna de Sepp Kuss, Steven Kruijswijk y Robert Gesink para acompañarlo en la montaña.


No es fácil elegir entre tanto talento para el Ineos Grenadiers, pero su nómina del Tour es la mezcla perfecta. Aunque Richie Porte y Tao Geoghegan son material de clasificación general, el equipo tiene a dos solidos líderes en Geraint Thomas y Richard Carapaz. El británico correrá su 11° Tour este año y en sus dos última participaciones fue 1° y 2°. Este año ha tenido una sólida temporada incluido el titulo en Tour de Romandía y podio en Cataluña y Dauphiné. Por su parte Richard, quien hizo un top 15 en su primer TDF, llega con la gran motivación tras su titulo en la Vuelta a Suiza, en donde tuvo una actuación destacada en las cronos. Quizás luego de la primera CRI en el Tour se aclare más el panorama entre los líderes del equipo. El equipo decidió traer a Jonathan Castroviejo, quien corrió el Giro, y dejó fuera a Rohan Dennis. Aunque esto le cargará más responsabilidad de Dylan Van Baarle y Luke Rowe en las etapas llanas y en la amenaza de abanicos, la escuadra es quizás la mejor armada de este año.


¿Tomará el control el Ineos Grenadiers en 2021? Foto ASO / Pauline Ballet


Otro equipo que debería aspirar por lo menos a un top 5 es el Movistar. Enric Mas fue 5° el año pasado y Miguel Ángel López 6° en su primera incursión en el Tour. La cronos del Tour no benefician sus aspiraciones de podio, pero dependerá de su arrojo en la montaña el éxito de su colocación en la general. Las primera dos etapas le van a Alejandro Valverde y García Cortina, así que estarán activos desde temprano en la carrera. ¿Creerá el equipo en sus cartas de clasificación general o se decantarán por victorias de etapa?



Otros protagonistas latinoamericanos también pueden aspirar a tener impacto. Rigoberto Urán (EFN), tras su espectacular victoria CRI en Tour de Suiza, aspirará a mantener un balance perfecto entre sus renovadas piernas al crono con la montaña, donde sabe controlar las diferencias. Con la atención centrada en el podio en otros, Rigo puede encontrar una oportunidad. Su constancia le ha dado dos top 10 en el Tour luego del podio de 2017. (Foto ASO / Alex Broadway)


En la nómina del Education Nippo Sergio Higuita seguramente estará a la caza de victorias de etapa antes de su participación olímpica.


Esteban Chaves (BEX) ha tenido una temporada muy constante con top 10 en Cataluña, Pais Vasco y Tour de Suiza, además de una victoria de etapa en Port Ainé. El bogotano no desperdicia una oportunidad de atacar y dar espectáculo. En el Bike Exchange gran una cantidad muy amplia de oportunidades de victorias pasando por Luchas Hamilton, Christopher Juul-Jensen y Michael Matthews.


Nairo Quintana correrá su 8° Tour y su segundo con el Arkea-Samsic. Será junto con Warren Barguil la carga en la montaña, quizás buscando más la camiseta de escaladores sin la ventaja de muchas llegadas en alto y dos cronos individuales. El equipo también está centrando su apuesta de victoria con Nacer Bouhanni, a quien le han traído un tren.


Sergio Henao con el Qhubeka Assos podría buscar una victoria de etapa que aún no tiene el Tour de France y complementar al equipo en otras apuestas de ataque y embalaje de sus compañeros. Creemos que tendrá la libertad sin tener que enfocarse en una clasificación general su cuarta participación en la ronda gala.


Julian Alaphilippe (DQT) tiene la oportunidad de vestirse de amarillo en la primera semana del Tour, pero quizás en la montaña el protagonista francés será Guillaume Martin, a quien el Cofidis le rodeó con sus mejores elementos disponibles, sin darle un tren persé a Christophe Laporte.

Muchos equipos trajeron lideres sin pensar necesariamente en el podio, pero sí en ganar etapas en la montaña como Emmanuel Buchmann y Wilco Kelderman (BOH), Ben O’Connor y Benoît Cosnefroy (AGC), Pello Bilbao, Jack Haig y Dylan Teuns (TBV), Jakob Fuglsang y Ion Izagirre (AST), David Gaudu (GFC), Michael Woods y Dan Martin (ISN) y Pierre Latour y Víctor de la Parte (TTE).


La presencia de Chris Froome es significativa tanto para el mismo corredor como para el resto del pelotón. No es el primer corredor que intenta volver a una grande después de un accidente tan dramático como le tocó a él y más allá de su aporte deportivo, el corredor está listo para aportar la experiencia que le dieron 4 títulos del Tour.

Estos equipos también tienen artistas para las escapadas y ataques de lejos así que la diversión y la sorpresa deberían acompañar esta edición del Tour. Pero los embalajes se cuecen aparte.


LOS VELOCES


Se espera que tengamos por lo menos 6 o 7 embalajes masivos por la calidad de sprinters que vienen a este Tour y por trenes dedicados para controlar las fugas. Aunque es difícil ver que alguien pueda disputarle la camiseta verde a Peter Sagan, la fiesta de los veloces está garantizada. Caleb Ewan (TLS) tiene 5 victorias de etapa en la temporada, incluidas dos en el Giro de Italia. El cohete de bolsillo busca victorias en las tres grandes este año y quizás se pueda despachar dos o tres.


¿Cuántas podrá ganar Caleb Ewan en 2021? Foto ASO / Pauline Ballet


Arnaud Démare tuvo que esperar tres años para regresar con un súper-tren al Tour y el Groupama FDJ espera que su sprinter estrella le de pelea a Peter Sagan por la clasificación por puntos. También es bienvenida la figura de Mark Cavendish (DQT) quien regresa al Tour por primera vez en 2018, luego de haber recibido una oportunidad de volver al sprint como rematador en el Deceuninck Quick Step. Con 5 victorias en la temporada, a Cavendish no falta confianza y con un lanzador como Michael Morkov la sequía en una grande podría romperse.


El Alpecin Fenix tienen a dos sprinters puros con Tim Merlier y Jasper Philipsen así que tiene posibilidades de victorias por esa vía. Cees Bol es la carta del DSM, Christophe Laporte (COF), Danny van Poppel del Intermarché-Wanty-Gobert y Andre Greipel del Israel Start-up Nation y Bryan Coquard (BBK).


Pero también están los puncheurs con oportunidades en la primera semana. Alaphilippe encabeza a esta colección de talento presente en el Tour. Verlo en un duelo con Mathieu van der Poel (AFC) y Wout van Aert (TJV) es uno de los grandes atractivos de la carrera. Pero también están otros corredores con similares características: Magnus Cort (EFN), el recientemente coronado campeón italiano Sonny Colbrelli (TVB), Mads Pedersen y Jasper Stuyven (TFS), Alex Aranburu y Alexey Lutsenko (AST), Michael Matthews (BEX), Iván García Cortina (MOV), Philippe Gilbert (LTS), Petr Vakoč (AFC).


Muchos corredores en el Tour de Francia deben enfrentar cada etapa como carreras de un día y dejar de ser espectadores de la lucha por el podio. Será interesante ver qué grupo de directores deportivos son más creativos para manejar sus recursos, en el proceso la afición se verá recompensada con una carrera dinámica y emotiva.


Más recientes