Egan Bernal honra la maglia rosa

La solidez de la condición de Egan Bernal (IGD) fue evidente hasta en la manera de celebrar la victoria de su segunda etapa en el Giro de Italia. Mientras el líder de la carrera se dio tiempo de sacarse la chaqueta y hasta acomodársela debajo de la maglia para preparar la foto con una imagen impecable, fue evidente el desgaste con el que llegaron Romain Bardet (DSM) y Damiano Caruso (TBV) en 2° y 3° lugar de la etapa.


Bernal estaba preparado mental y físicamente para la batalla de la etapa reina original y quizás hasta la le quedo chica la etapa reducida. Otros equipos entendieron que con el grado de dificulta reducido no podían confiar en el desgaste del control de carrera que le suponía lógicamente al Ineos Grenadiers. El Education Nippo entendió que tenía que hacer la carrera dura para tratar de dejara aislado a Bernal. Ya en la etapa del sterrato el EFN había llegado con mayoría numérica a la recta final y querían dejarle a Hugh Carthy la mejor perspectiva para tratar de luchar en mano a mano.


Egan Bernal (IGD) determinado a cimentar su nombre en la cima Coppi. Foto ©LaPresse


El equipo del corredor británico eliminó primero a Simon Yates (BEX), quien fue su verdadera víctima del día, para acceder a la tercera plaza del podio. Pero Carthy no tuvo cómo seguir el único pero contundente ataque de Egan a poco menos de 4 kilómetros de terminar el ascenso al Passo Giau.

Conforme el zipaquireño iba superando a los corredores que quedaban de la fuga del día, más confianza sentía en su pedalada. Coronar en solitario la Cima Coppi debió ser una gran satisfacción y entonces recibió la información que el único que venía a su espalada era Damiano Caruso (TBV) a unos 40” segundos. Confiado en sus sensaciones y habilidades para bajar, Egan lo hizo confiado, pero sin arriesgar. Finalmente, a Caruso le llevaba más ventaja que a Yates que se había quedado hacía kilómetros atrás y de ahí también que Egan decidiera tomarse su tiempo para prepara la escena de celebración con otros 10” de bonificación al cruzar la meta.


La alegría es grande pro sobre todo la confianza a sentirse como el corredor que siempre ha sido esperando su oportunidad para atacar y hacerlo con panache.



Victoria especial enfundado en la maglia rosa. Foto ©LaPresse


No sé qué hubiera sido mejor para nosotros hoy: una etapa acortada o no”, dijo Egan en la conferencia de prensa. “Podría haber sido más fácil controlar una etapa larga. Estábamos preparados para cualquier cosa y nos fue bien al final. Hicimos lo que teníamos que hacer. Era la etapa reina, así que lo había estado pensando durante un par de días. Quería hacer algo especial hoy. No se gana todos los días y se gana con menos frecuencia con la Maglia Rosa, así que sabía que tenía un poco de tiempo para quitarme el impermeable. Tuve que hacerlo. He dicho algunas veces que la Maglia Rosa me recuerda a Marco Pantani. No tengo fotos mías en casa, pero tengo una caricatura de él, ¡es la única foto de un ciclista en mi casa! Ahora con una ventaja de 2'24 '' sobre el segundo lugar [Caruso]. Incluso si tengo un día más difícil en la montaña, debería poder manejar la situación ".


Para preparar su ataque Bernal contó con Daniel Martínez, quien le ayudó a poner paso para dejar aislado a Carthy. La consistencia del corredor de Soacha ahora lo tienen 8° en la general, aunque su responsabilidad para defender la maglia rosa quizás no le permitan escalar más. Pero quizás cumpliendo ese compromiso pueda encontrar la oportunidad de ganar una etapa.

Según la estadística oficial de la oficina de prensa del Giro, esta fue la 31ª victoria de etapa de Colombia y la 23ª Maglia Rosa para esta nación. El último ciclista en ganar una etapa vistiendo la Maglia Rosa fue Simon Yates en Sappada en 2018.


Quien está haciendo la carrera de su vida es Damiano Caruso (TBV) quien recibió una herencia muy difícil de soportar ante la salida de Mikel Landa y el estancamiento de forma de Pello Bilbao. El corredor español tuvo muy buenos resultados antes de llegar al Giro, per parecer haber tenido el pico de forma antes de la corsa rosa. Así que Caruso, quien fue 8° en la general del Giro en 2015, poco a poco afianza su posición en el podio de la carrera.


Aunque la carrera se acortó, la intensidad fue alta durante todo el día, como esperábamos”, dijo el siciliano al terminar la jornada. “Me sentí bien en la última subida. Miraba las caras de otros rivales y me di cuenta de que en ese momento que yo era casi el más fuerte, excepto Bernal, claro. Traté de seguir a la Maglia Rosa, pero no pude. Así que me concentré solo en mi ritmo y lo hice lo mejor que pude hasta el final. La moral ahora es alta”.


El Deceunick Quick Step apostó por João Almeida en la fuga y el portugués no decepcionó siendo uno de 6 corredores que pudo hacer el corte tras una fuga original de más de 20. Aunque sufrió un poco en la primera parte del Passo Giau. Almeida encontró el rito ideal para sostenerse con Giulio Ciccone (TFS) y Carthy con quienes pudo terminar la subida y luego el descenso. El portugués accedió al top 10 de la general con miras a tener quizás otras oportunidades en tres llegadas en alto que quedan en la carrera, aunque quizás más para victoria de etapa que para mejorar su actual posición.


La otra cara de la moneda en el equipo fue la perdida de tiempo de Remco Evenepoel, quien no pudo estar con los favoritos ni para empezar la subida final. El joven belga perdió 24 minutos y trata de digerir esta primera experiencia en una grande. “Esto fue solo un día malo, sabíamos que podía pasar”, respondió Remco a la pregunta directa sobre su condición. “Con solo dos meses para prepararme de cara al Giro no fueron suficientes. Esperemos que después del día de descanso podamos seguir pensando que voy a terminar la carrera”.


Trek Segafredo buscó con número en la fuga poner a Vincenzo Nibali en la mejor posibilidad de ir por una victoria de etapa. Aunque Gianluca Brambilla no pudo hacer el corte de 6 corredores tras el primer puerto del día, Nibali contó con el eritreo Amanuel Ghebreigzabhier quien dejó lo que tenía en las piernas hasta las primeras rampas del Giau. Vincenzo quedó finalmente al frente con Antonio Pedrero (MOV) y Davide Formolo (UAE), pero tras cambios de ritmo de ambos corredores el Squalo quedó remando a su propio ritmo.


Durante la etapa sabíamos que el pelotón no nos iba a dar mucho tiempo, pero hicimos lo correcto en intentarlo y perseverar. Ahora queda recuperarnos y pensar en lo que podemos hacer en las próximas etapas”, comentó el corredor italiano.


El que tuvo mala suerte fue Alexander Vlasov. El Astana Premier Tech puso a su mejor ficha para la escapada en movimiento y Gorka Izagirre hizo el corte bueno. Sin embargo, el corredor vasco casi se va al piso al esquivar milagrosamente un vehículo aparcado cuando se le fue de largo la bici en una curva. Eso le quito momentum a su presencia en la fuga. Atrás Vlasov enredaba la manga de su impermeable en la rueda trasera y eso evito que pudiera permanecer con el grupo de los favoritos. Samuele Battistella se encargó de regresarlo después y el mismo Gorka lo espero que llevarlo hasta el grupo de Egan. Lo malo es que simultáneamente Bernal hacía su ataque y Vlasov ya no pudo alcanzar, aunque al cierre del día, tras perder 2:11” en la meta, Alexander prometió seguir intentándolo.


Este martes llega el día de descanso transcurrirá entre los Dolomitos, esperando que las borrascas se alejen y permitan que brille el sol para cuando inicia la acción de la tercera semana.


La etapa 17 es otra de largo aliento con 193 kilómetros entre Canazei y la cima de Sega di Ala, que se estrena en el Giro. Esta llegada se estreno en 2003 en una etapa del Giro del Trentino, con una victoria en solitario de Vincenzo Nibali.



La jornada inicia con un descenso constante hasta los valles de Fassa y Fieme y la meseta de Pinè, siempre paralelo a la rivera del río Adige. El primer Puerto es de 3° categoría poco antes de los primeros 60 kilómetros de la salida y después continua su camio hacia abajo. Trento es escenario del primer sprint intermedio y el segundo 30 kilómetros después en Mori.


El Passo de San Valentino es el un puerto de 1° categoría de 14.8km de ascenso con una media del 7.8% y máxima de hasta 14%, rampa que está en los primeros 5 kilómetros de subida. El puerto se hace estable después de un pequeño descanso a 4 kilómetros de coronarlo. La bajada del premio es de 17 kilómetros y solo 7 km de transición para llegar al último premio del día.


Los primeros 6 kilómetros de los 11.12 total de Sega di Ala tienen una media de 10.4% --con máxima del 12.8%--, así que desde el inicio habrá daños. Con un segmento de mil metros para descansar, la subida se retoma con rampas muy explosivas pues, del kilómetro 4 y hasta 1,800 metros antes de terminar, la media es del 12.1% con una rampa máxima del 17%. El cierre es de solo 5.3% en una carretera casi en línea recta.


TOP 20 CLASIFICACIÓN GENERAL ETAPA 16



Clasificación General latinoamericanos Etapa 16

1° Egan Bernal (Col-IGD)

8° Daniel Martínez (Col-IGD) 7:17”

37° Einer Rubio (Col-MOV) 1h 16:31”

38° Harold Tejada (Col-APT) 1h 19:51”

48° Jhonatan Narváez (Ecu-IGD) 1h 31:05”

56° Eduardo Sepúlveda (Arg-ANS) 1h 41:14”

70° Alexander Cepeda (Ecu-ANS) 2h 08:32”

120° Fernando Gaviria (Col-UAE) 3h 10:34”

130° Sebastián Molano (Col-UAE) 3h 19:16”

150° Maximiliano Richeze (Arg-UAE) 3h 49:28”


Transmisión en vivo de TV:

Miércoles 26 mayo

6:00 am Col Caracol HD2 y simultáneo en línea elgiroporcaracol.com

8:30 am Caracol TV

©



Más recientes