A pesar de la tormenta para Egan brilla el sol

Uno de los Tour de Francia con mayor índice de emociones en muchos años hoy continuó con un escenario bizarro cuando la carrera estaba lanzada a favor del equipo Ineos con Egan Bernal (INS) como principal protagonista. Una tormenta de granizo y nieve provocó deslizamientos en la carretera a unos 30 kilómetros del final y en terreno en descenso que obligó al director de carrera a detener las acciones y neutralizar momentáneamente la etapa, aunque poco más tarde de decretó la cancelación definitiva. Este hecho dejó el escenario de las diferencias para la clasificación general basado en el paso del premio de categoría especial Col de l’Iseran, del cual se encontraba descendiendo el grupo de favoritos detrás de Egan Bernal (INS) y Simon Yates (MTS).


Egan Bernal (INS) viste de ammarillo a dos días de terminar el Tour. Foto ASO/Pauline BALLET

No ha sido una solución simple la que ha tenido que tomar el director de la carrera con todos los actores involucrados, pero la integridad de los ciclistas siempre tiene que primar. Y entendemos perfectamente la frustración de corredores que aún consideraban los últimos kilómetros para poder buscar hacer diferencia por el podio, así como los que apostaron su estrategia en la fuga para intentar una victoria de etapa como Rigoberto Urán (EF1) y Simon Yates (MTS). Aunque estos titanes están acostumbrados a las más duras condiciones de calor extremo y nieve, una tormenta adelante del pelotón cortó las vías con deslaves, acumulación de escombros y nieve que simplemente dejaba un terreno sin garantías para pasar, incluso en vehículos grandes.


A cuenta gotas llegaba la información sobre los pasos que fueron tomados para establecer una nueva clasificación general y el protocolo en donde se vestiría al nuevo lider de la carrera.


Si pensamos con calma y frialdad este escenario, el Col de l'Iseran significaba la real y única oportunidad para hacer diferencias con Julian Alaphilippe. El francés que llevó el maillot amarillo por 14 días sabía que hoy era el gran baile, el duelo para medirse con la carga de los escaladores puros y sus mejores gregarios. El DQT tuvo que luchar por tener representatividad desde los primeros puertos de 4° y 3° categoría de la jornada.


Este ambiente tenso se aumentó con la infortunada salida de Thibaut Pinot (GFC), quien había ocultado una lesión de rodilla –sufrida hace dos días— que incluso le impedía caminar con normalidad esta mañana. El corredor del Groupama FDJ se acercó al auto del médico de carrera para solicitar asistencia ante la dificultad que el ciclista guardaba solo para aguantar en la parte trasera del grupo. Pero ni esos auxilios pudieron con un desesperado intento de sobrevivir en la carrera. Cuando la diferencia llegó a cerca de 4 minutos, Pinot en un mar de lágrima tuvo que bajarse de la bicicleta y renunciar a su sueño y al trabajo de 18 días.


La noticia de que el puesto 5° de la general había abandonado el Tour seguramente sorprendió al resto de loa favoritos, y queriéndolo o no, le ponía aún más presión a Julian tras convertirse en la única esperanza para la nación anfitriona.


Julian Alaphilippe (DQT) sucumbiría ante el trabajo del INEOS. Foto A.S.O./Alex BROADWAY

Se esperaba que Alaphilippe librara como todos los días una batalla en solitario con los rivales, pero una vez pasados los 2,000 metros rumbo a la cima de 2,770 en el Col de l’Iseran empezó el drama para el líder del Deceunick Quick Step.


A estas alturas de un grupo de 24 corredores fugados solo quedaban unos cuántos al frente entre quienes estaban Rigoberto Urán, Simon Yates, Warren Barguil (PCB) y Damiano Caruso (TBM). En la fuga también se habían subido varios Astana y por el Movistar iban Alejandro Valverde y Andrey Amador. Pero el lote de favoritos ya no estaba más que a unos 30 segundos cuando se dio el primer golpe de los candidatos con un ataque de Geraint Thomas, al que el Jumbo Visma con Kruisjwijk y De Plus -- seguidos por Emanuel Buchmann (BOH)-- iniciaron la persecución, poniendo al límite la capacidad de Alaphilippe. Egan se quedó a la rueda del maillot amarillo y cuando vio que la grieta se formaba, aguantó muy poco para salirle por la espalda a Julian y dejarlo aislado.


El pedaleo de Egan era bueno, ligero. Una vez llegó al grupo de Thomas, Egan se siguió de largo luego de percibir un breve gesto del campeón del año pasado, como asintiendo para que el ataque del colombiano continuara. Bernal tomó con firmeza el manillar y sin levantarse del sillín, comenzó su camino hacia la cima del premio donde le esperaba una bonificación de 8” si pasaba primero. En el trayecto fue rebasando a los de la fuga original, incluidos Rigo y Barguil. Solo Yates aguantó un tramo con el colombiano, pero no por mucho.


Egan cruzó el puerto en solitario, en dónde dejó una diferencia de 58" con el grupo de favoritos y a Alaphilippe a más de 2 minutos. Con similares diferencias en la bajada, llegó la neutralización-cancelación.


Podemos pintar mil escenarios: cuánto más podría haber sacado Egan, si Alaphilippe podría haber recuperado segundos en la bajada, si Egan habría tenido a Thomas de compañía en la subida y ganado la etapa, si Rigoberto tendría las piernas para esa victoria. Pero seguirán siendo especulaciones. Y es mejor pensar en lo que quedó constancia, aún sin ganador de etapa.


Ha sido una carrera diferente de lo que la gente esperaba y tenemos un nuevo lider. No había razón para que nosotros arriesgáramos la vida con esas condiciones de lluvia, granizo y tanto escombro en el camino. Ayer ya tuvimos una tormenta eléctrica al final de la etapa. Hoy hubiera sido un escenario peor. Los organizadores hicieron lo que pudieron. No estoy aquí para juzgar”, dijo Peter Sagan sobre la resolución de detener la carrera en tiempo en el premio de montaña y parar las acciones.



Momentos tensos ante la decisión de cancelar la etapa 19. Foto A.S.O./Alex BROADWAY

Aunque la afición se tuvo que esperar en la meta original en Tignes (Y millones alrrededor del mundo por TV), se cumplió con el protocolo de premiación. Un poco anticlimático para lo que la carrera había ofrecido en emociones hasta ahora, y sin que la población de Tignes pudiera vitorear al ganador de la etapa. En los autos de los respectivos equipos fueron llegando los poseedores de las camisetas de honor, y no cabe duda que se sintió un ambiente extraño, surreal, como actores llegando a la alfombra roja para el estreno de un blockbuster. Por lo menos eso se sintió seguramente en Latinoamérica y muy especialmente en Colombia. No es la primera vez que un corredor colombiano se viste de amarillo, pero sí la primera primera que llega a los hombros de un escarabajo a dos días de terminar un Tour, con la perspectiva de ser el primer campeón de su país.


Con la emoción e inocencia de un jovencito que llega a ser premiado como el mejor de su clase, Egan Bernal vivió todo en cámara lenta y reaccionando de a poco ante la inmensidad de la hazaña conseguida hasta hoy. Su padre Germán y su novia Xiomi quizás fueron lo más real que pudo palpar en la zona de podio antes de subirse en la nube de la investidura del premio más codiciado en el ciclismo internacional: el Maillot Jaune que cumple 100 años en esta edición.


Se había mantenido estoico ante las expectativas que lo rodearon desde que arrancó este Tour, pero si equipo le creó el ambiente ideal para que llegara paso a paso a ser el gran protagonista para la escuadra británica, ante la aprobación del campeón del año pasado.


“ [Egan] Ha sido increíble desde el principio. Es un talento fenomenal y todos dijimos el año pasado que ganaría el Tour un día, aun cuando no esperábamos que fuera este año. Ha sido super fuerte, ha mostrado uno de los mejores. Solo necesitamos terminar este trabajo ahora ", comentó Thomas en apoyo absoluto al nuevo lider de la carrera.


Egan nos dejó entrar en el momento más íntimo que tenemos todos y que tratamos de ocultar: el llanto. Pero este llanto es de gozo, de la sorpresa que aún él mismo debe sentir ante los resultados de sus interminables kilómetros de entrenamiento. Y seguro que a más de uno nos hizo acompañarlo con lágrimas también.


Aun queda un día. Egan quiere llegar a Paris con el título para Colombia y solo necesita dejarse abrigar con un equipo que hoy demostró ser como el SKY de otros años.


Otra situación especial se presentó para cerrar el Tour 106° ya que fue moficada la etapa 20, que de 130 kilómetros ha quedado en 59. Otros derrumbes suscitados sen las últimas horas en el Cormet de Roseland, el primer puerto que originalmente había que cruzar, han derivado en una ruta más llana al inicio con salida igualmente en Albertville por terreno mayormente llano hasta la subida final, el premio de categoría especial Val Thorens, la ultima cima de mas de 2000 msnm de la carrera.


Es obvio que, con la brevedad de la etapa, muchos tratarán de saltar de lejos para la victoria de aún ausente y quizás el Ineos consienta a la fuga, pero con gente que no le haga sombra en la general. Steven Kruisjwijk, quien se quejó amargamente de que una posición de podio le fue negada por la cancelación de hoy—estará entre los que quieran mover la carrera para acceder a un cajón en París. Y por su parte Julian Alaphilippe peleará con las fuerzas que le quedan por el 2° puesto.


PERFIL Subida fiinal Etapa 20 A.S.O.

A estas alturas al Ineos le importa defender el título, aun si en el trance tienen que sacrificar a Thomas para acallar alguna ataque peligroso. Está claro que a Egan le gustaría que Geraint lo acompañe en el podio, pero el equipo sabe que primero es el maillot Jaune y que una victoria de etapa sería bonita, pero no indispensable.


La subida final tiene 33 kilómetros, pero es en los primeros 7 donde están las rampas mas difíciles. Hoy el Ineos demostró que pudo mantener a raya a los rivales con un ritmo duro y eso tratarán de hacer con una fuga consentida probablemente en curso. Ojalá se le pueda volver a dar el escenario a Urán y su equipo seguro tratará de crear las condiciones. Pero como el Education First, otras 14 escuadras están sedientas de triunfo. En los últimos 7 kilómetros no hay promedio más arriba del 8.9%, pero a estas alturas ese tramo será durísimo para el cansancio que priva en el pelotón de 155 corredores.


Clasificación general latinoamericanos:

1° Egan Bernal (Col-INS)

7° Rigoberto Urán (Col-EF1) 5:14”

8° Nairo Quintana (Col-MOV) 5:17”

46° Sergio Henao (Col-UAE) 1H 37.10”

57° Andrey Amador (Crc-MOV) 1h 55:07”

143° Maximiliano Richeze (Arg-DQT) 3h 47:41”


CLASIFICACIÓN GENERAL TOP 15



Más recientes
Sígueme
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com