Sin margen de error

El Tour de Francia 2018 tiene solo tres llegadas en alto, lo que no lo hace una carrera sin montaña, pero pudiera ser que antes de Pirineos y Alpes algunos favoritos hayan dejado sus aspiraciones en la primera semana. La ronda gala siempre ha sido una justa donde los detalles mínimos cuentan y en esta 105º dicha norma se eleva a la máxima potencia.


¿Quién tendrá la carrera perfecta en este Tour de Francia 2018? Foto @BiciGoga


Vientos, rotondas, adoquines, llegadas con “muros” y una contrarreloj por equipos pueden crear un verdadero caos y poner en complicaciones a equipos con escaladores puros. Tanta es la exigencia de los primeros 9 días que varios equipos tuvieron que dejar a algunos corredores de mayor peso en la montaña para poner guardias en el llano, el pavé y especialistas en crono.


Con las ganas y los nervios a flor de piel los primeros dos días con sabor a sprint son también el primer test para equipos con corredores de clasificación general, que tendrán que saber acomodarse en el lote, pero guardar la distancia cuando llegue el momento de la vorágine del embalaje. Para agregarle aun más tensión la primera etapa rebasa los 200 kilómetros y el viento del Atlántico será una constante. ¿Alguien dijo abanicos?


La primera gran exigencia en lo colectivo llega temprano en la contrarreloj por equipos sobre un terreno ondulado con llegada y salida en Cholet. Son 35.5 kilómetros que pueden dejar diferencias complicadas de manejar para un 70 por ciento de los equipos. En una distancia similar en el critérium Dauphiné el SKY sacó ventaja de 38” con el BMC, 56” con Mitchelton Scott y 1:30” con AG2R La Mondiale y Movistar por solo nombrar algunos. En esa carrera de preparación fue muy difícil sacarle la ventaja y disputarle el titulo a Geraint Thomas, aunque claro estamos hablando de una carrera de una semana. Pero de cualquier forma vemos entonces la importancia de tener especialistas como un Tony Martin para Ilnur Zakarin (TKA) por citar un ejemplo.


Además, en los primeros 9 días se dispuso un sprint especial ubicado en el último tercio de las etapas en línea para ofrecer un incentivo de 3, 2 y 1 segundos a la clasificación general, ya que en los sprints regulares solo se acumulan puntos y no bonificaciones. Esto quizás afecta más a las fugas de la primera semana ya que ese punto será una ambición a conquistar también por los protagonistas.


La etapa 5 presenta el primer duelo con las rampas finales tipo clásica de primavera con una llegada al Cote de Stang Bihan de 1km y una media del 4.8%. Además de que es una etapa de 5 premios de 3ª y 4ª categoría en 204.5 kilómetros.


Al día siguiente con un perfil quebrado de media montaña, se subirá dos veces al difícil Mur de Bretagne en un circuito final. Este es el tipo de etapas donde los corredores de la general pueden sorprender a los enemigos y crear cortes antes de la alta montaña. Pero no serán los únicos interesados en ganar, porque corredores como Michael Matthews (SUN), Greg van Avermaet (BMC) y Peter Sagan (BOH) pueden buscar la oportunidad de triunfo más allá de los sprints regulares.


Aunque regrese un poco la calma el 13 de julio, de Fougéres a Chartres, se celebrará la tercera jornada de más de 200 kilómetros en 7 días y la más larga del Tour (231 km). La programada fiesta de los embaladores continuará al siguiente día con 181 kilómetros entre Dreux y Amiens y su espectacular catedral.


Para cerrar la larga primera semana llegan los respetados adoquines de la Paris Roubaix con una salida en Arras y los primeros 47 kilómetros llanos para preparar la batalla en los 15 segmentos que suman 21.7 kilómetros de pavé. La entrada al primero --Escaudoeuvres a Thun-- está curva con terreno en descenso a un cuello de botella asi que la lucha feroz por el acomodo será esencial. Se llega a la ciudad de Roubaix, pero no dentro sino a las afueras del velódromo.


El primer día de descanso significa el traslado en avión al Lago Annecy a las puertas de los Alpes. El regreso a la acción el 17 de Julio tiene ya el primer contacto con la alta montaña, aunque no se llega en alto. Del tipo de etapas donde Jakob Fuglsang (AST) y Vincenzo Nibali (TBM) pueden encontrar la bajada como aliada. Son 158.5 kilómetros entre Annecy y Le Gran Bonnard con 3 cimas de 1ª categoría y la primera HC (Montée du plateau des Giléres 6km 11.2%). La cima del Col de la Colombiére que sube a 1600 metros sobre el nivel del mar es la antesala al descenso de 14.8 kilómetros a meta. En la siguiente etapa llega la primera meta en cima, de Albertville a la Rosiére, con solo 108.5 kilómetros, pero con 2 premios Hors Categorie, uno de segunda y la llegada en 1ª en la Rosiére de 17.6 kilómetros a una media de 5.8%. Una jornada para afrontar con mucha agresividad ante la escasez de llegadas en alto.

Regresa el Alpe d´Huez Etapa 12


El gran remate en este macizo es la etapa 12 con 175.5km. Una típica jornada del Tour con el Col de la Madeleine, los laces de Montvernier, el col de la Croix Fer y Alpe d’Huez con 4,800 metros de elevación. Un trazado que cualquier corredor que aspire al título buscará ganar para inscribir su nombre en la historia. 23 de los 29 corredores que han acabado en esta mítica cima como maillot amarillo conservaron el liderato hasta Paris.


Los sprinters regresan a la escena en la etapa 13 entre Bourg d’Oisans y Valence mientras que los corredores de clasificación general le dejan el control a otros equipos. Un día después vuelve la posibilidad de crear diferencias cuando la etapa llega al aeródromo de Mende cuando los favoritos lleguen a la Cote de la Croix Neuve (3km al 10.2%) en una jornada de 188 kilómetros.


En la etapa 16 otro perfil histórico en los Pirineos con tres cimas en los ultimos 72.5 kilómetros de 218 rumbo a Bagnères de Luchon: el Portet d’Aspet, el col de Menté y el col du Portillon, este último coronado a 10 km de la meta.

La etapa más corta en linea del Tour 2018


La etapa 17 es la más corta en línea del Tour con solo 65 km y una salida tipo “pole position” con los mejores 15 corredores tomando la salida en una primera línea para atacar una de las etapas con injerencia directa en la clasificación general pues todo el día hay que subir: primero el Col de Peyragudes (1º Cat) , el col de Val Loruon-Azet (1ª Cat) y se termina con la ultima llegada en alta montaña en Saint-Lary-Soulan a mas de 2,200 metros sobre el nivel del mar con 16 kilómetros de acenso a una media de 8.7%, la subida quizás mas dura del Tour de este año. Se necesitan todas las fuerzas que le queden a los miembros del equipo y a un lider sólido para poder defender o, en su caso, disputar el podio.


La etapa 18 regresa para darle un aliciente a los más veloces pero la montaña aún no se termina. La jornada del 27 de julio presenta un reto de 200.5 km con 6 premios, dos de ellos de categoría especial: el col del Tourmalet y el Col d’Aubisque cuya cima se conquista a 20km de la meta en Laruns.


Perfil de la única contrarreloj Individual


Este duro escenario precede a la única etapa de contrarreloj individual del Tour de 31km en un terreno ondulado que tiene una cota de solo 900 metros al 10.2% a 3 kilómetros de la línea final en Espelette, cuyos últimos 500 metros terminan con llegada picada. Si bien los especialistas tienen una voz principal en la jornada, también hay que tomar en cuenta que como penúltimo día las fuerzas estarán al límite y puede haber cambios en el top 10.


Un traslado aéreo final Paris verá la etapa 21 desarrollarse en 116 kilómetros con 9 pasos por la meta para terminar una muy duro e impredecible recorrido con la explosión de una última exhibición de los embaladores.


Primer Tour con 7 gregarios y ¿un líder?


Luego de la novela vivida para la incorporación de Chris Froome a la lista oficial del SKY, el equipo británico incluye una nómina de ensueño para tratar de hacer realidad el quinto título de su lider. Será la cuarta grande de Froome disputada en 12 meses, situación que escribiría una nueva historia en el ciclismo profesional. Sin hacer menos la presencia del campeón defensor, Froome vivió un Tour y una Vuelta en 2017 con más precariedades físicas que en años anteriores. Además, hay que sumarle el tremendo desgaste del Giro de Italia, una carrera que dejó huella sensible en muchos y sin duda en el británico, pues el estilo con el que se corre en la corsa rosa debió exigirle a Chris hasta el último suspiro. De la nómina quien llega con mejor forma entre los experimentados es Geraint Thomas quien es una sólida segunda carta y quien quizás pueda despedirse con una sorpresa del SKY pues hay equipos interesados en tenerlo como lider. Egan Bernal debutará a los 21 años y con el título del Tour de California y otros muy buenos resultados en la temporada. Aunque el colombiano viene a tomar experiencia y sin presiones, puede llegar a ser un factor X para la causa del equipo aun cuando experimentará por primera vez el desgaste de 3 semanas. En un posible duelo entre los elegibles al maillot blanco Bernal se medirá a David Gaudu (GFJ) –con quien se midió directamente en el Tour de l’Avenir en 2016—y Marc Soler, otro ganador del Tour del Porvenir.


Romain Bardet llega también con buenos augurios y con un fuerte AG2R LaMondiale a apoyar su causa. El francés no ganó en el calendario World Tour en la temporada, pero hizo podio en la Liege-Bastogne-Liege y en Dauphiné, as que debería estar en su mejor forma en la tercera semana de la carrera.


Richie Porte (BMC), flamante campeón en Suiza, tiene el apoyo de un poderoso equipo en la contrarreloj y debería aprovechar una buena posición en la primera semana para explotar en la montaña, pero debe evitar a toda costa un día de mala suerte por caída o avería mecánica.


El Movistar llega con uno de los equipos más fuertes en la montaña y experimentados Sherpas en las etapas con pavé y el llano. La primera semana es una que le favorece a Alejandro Valverde. Para Nairo Quintana volverá a ser un juego de paciencia y cautela en las primeras 9 jornadas para destapar su dinamita en las llegadas en alto donde tiene que aprovechar para crear margen con el que defenderse en la última crono. Nairo ganó una etapa en ataque largo en la Vuelta a Suiza y comprobó que una salida épica puede cincelar una posibilidad de ser campeón. Mikel Landa es un hombre que puede jugar un papel importante si le toca apoyar la causa de otro corredor que esté más fuerte en el equipo si es que no llega a tener una carrera constante, aunque no dudamos que si ve la oportunidad de ataque se vaya a amarrar en su aspiración de ser protagonista. En la nómina está el tico Andrey Amador quien correrá su 4º Tour y quiere hacer valer la pena la campaña. Porque no es necesariamente es un perfil que este hecho a medida para Quintana, esta sería la victoria mas importante y bella de la carrera del boyacense para completar el reto de dominar las tres grandes. El Movistar deberá proponer y salirse del molde más de una vez.


Con una nómina poderosa y dedicada exclusivamente a la clasificación general Adam Yates (MTS) tiene la posibilidad de quedar muy cerca del podio desde la crono por equipos y tratar de sostenerse en la mira hasta que llegue la montaña. Yates ya fue el mejor joven hace dos años y 4º en la general. Es el momento de dar el paso más importante en su carrera y ocupar un cajón. Mikel Nieve y Damien Howson (que vienen del Giro) estarán ahí para ayudarlo a ubicarse en la montaña.


Rigoberto Urán (EFD) demostró en 2017 lo resiliente que es su carácter desde el año pasado y la mieles que le puede dar un podio del Tour a un corredor que se sostiene con el primer grupo. Para ganar Rigo tendrá que arriesgar. Afortunadamente tendrá una buena cuota de escaladores: Pierre Rolland, Simon Clarke y Daniel Martínez, este último corredor con quien podrá compartir mas abiertamente en los momentos duros. Daniel corre su primer Tour, pero es un corredor constante que seguramente buscará estar en la lista de los mejores jóvenes.


Primoz Roglic y Steven Kruijswijk son las dos opciones del Lotto NL Jumbo, aunque el corredor esloveno es quien presenta las mejores cartas en la temporada, así como la ventaja en la ultima crono. Roglic puede ser un caballo negro en esta carrera.


Aunque también está haciendo el doblete Giro-Tour, Tom Dumoulin (SUN) aun no sabe cómo le responderá el cuerpo ante esta exigencia y quizás no sean tan protagonista como quisiera. Habrá que esperar como se defiende con Laurens Ten Dam y Simon Geschke, luego de la salida inesperada de Wilco Kelderman por una lesión de hombro.


Tras su victoria en la Milan Sanremo, Vincenzo Nibali (TBM) no pudo estar con los protagonistas en el critérium Dauphiné, pero si salva la primera semana puede encontrar su característica agresividad en la parte en la montaña del Giro. Contará además con Gorka (Campeón español de ruta 2018) y Ion Izagirre, a quienes les gusta mover la carrera.


Con equipos más discretos, pero con ese tinte de ataque están Jakob Fuglsang (AST) y Dan Martin (UAE) quienes seguramente animarán la carrera. Hasta dónde se podría ubicar en la general es una incógnita. A Martin lo acompañará Darwin Atapuma, quien busca con anhelo cristalizar una oportunidad de victoria de etapa. Con Fuglsang hay corredores de experiencia como Luis León Sánchez y Tanel Kagert, aunque se ve más probable que el Astana gane etapa.


Corredores franceses como Lilian Calmejane (TDE), Warren Barguil (FST) y Guillaume Martin (WGG) podrían disputar la clasificación de la montaña.


Una verdadera fiesta de sprinters coon 8 etapas llanas en el Tour de Francia


Esta edición esta cargada con los mejores sprinters lamentando la inesperada ausencia de Caleb Ewan quien a ultima hora no fue llevado por el Mitchelton Scott para correr el Tour, Destaca por supuesto la llegada de Fernando Gaviria (QST) a su primera ronda gala aunque acompañado del argentino Maximiliano Richeze quien estará listo para guiarlo hasta el último kilómetro. Marcel Kittel (TKA), Andre Greipel (TLS), Mark Cavendish (DDD) y Alexander Kristoff (UAE) son duros rivales, pero quizás quienes llegan muy motivados y en forma sean Arnaud Demare (GFJ) y Dylan Groenewegen (TLJ). Michael Matthews (SUN) y Peto Sagan (BOH) no serán los más veloces, pero estarán en un enfrascado duelo por el maillot verde y victorias de etapa no necesariamente para los embaladores puros. Otros protagonistas en el duelo de los veloces y potentes son Sonny Colbrelli (TBM) y Oliver Naesen (AG2).


Puede que se dé la lógica con la calidad de algunas escuadras desde la crono por equipos, pero este Tour presenta tantos vericuetos que es difícil que no suceda algo inesperado. Lo que es un hecho es que con tantos terrenos que sortear el próximo ganador del Tour coronará un esfuerzo colectivo superlativo y uno individual admirable en el ciclismo moderno.




Más recientes
Sígueme
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com