Al 10 para las doce


Otra solución que no mejora el problema de credibilidad del ciclismo . Foto @BiciGoga

Si con la absolución de Christopher Froome sobre los niveles elevados de Salbutamol todos los actuantes de la situación creyeron que se desaparecía una controversia, lo único que han hecho es camuflarla, pero es un hecho que no pasará de largo en esta edición del Tour de Francia. ASO, que desde hace semanas manifestó su incomodidad con el retraso de la resolución, decidió cubrirse la espalda con la amenaza de no dejar correr al británico en su carrera con las sospechas en el aire. Quisieron hacer patente que ellos no se quedarían sin una posición firme ante la duda.


La incendiaría situación fue aplacada por un comunicado de la UCI donde, sin ir a demasiada fineza de detalle, puntualiza que las evidencias presentadas por el corredor y el propio material de investigación de la UCI y la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) no encuentran justificación para aplicar una sanción a Froome sobre el excedente de salbutamol (Sustancia controlada, no prohibida) en uno de sus exámenes antidopaje de la pasada Vuelta a España.


Es un hecho que todo deriva de un reglamento que ha quedado muy por detrás de las espectativas de claridad e inmediatez que requiere el ciclismo, uno que no deje en suspenso su credibilidad. Uno que no deje el cabo suelto a las especulaciones y que no sea sujeto a las interpretaciones. El caso de Froome, quien adujo que siguió las indicaciones del médico, tuvo también una defensa que no escatimó en gastos para poner en la mesa los estudios necesarios y proteger a una de las figuras mas importantes de la presente década.


Este proceso --por dictamen del actual reglamento-- tendría que haber ocurrido en el anonimato, pero la prensa lo llevó a la luz pública. También está en entredicho que el reglamento no sea lo suficientemente transparente en estos casos, donde la denominación de la anomalía no se describe como dopaje sino como examen analítico adverso por la naturaleza de la sustancia en turno. Después de este trance habría quizás dos vertientes: que el Salbutamol deje un precedente de puede tener esta “flexibilidad”, con el peligro de abuso; o al contrario, que se vigile con una lupa más grande. Pero todo eso dependerá de que el reglamento escriba en blanco y negro.


Lo que queda con sabor amargo es que todo parezca haber encajado al diez para las doce, cuando el Tour de France esta a 5 días de iniciar. Que parezca que las autoridades le dieron preferencia y carpetazo al dossier de un corredor. Y que el SKY, que desde que se conformó haya proclamado que tendría una política “cero tolerancia” con el uso de sustancias prohibidas ( aunque en este caso no entre en la categoría) no haya tenido la civilidad de separar a su corredor al hacerse público el problema. Podrían haber sido 3 meses y haber acelerado quizás este proceso con un poco de humildad. Después de esto el SKY debería seriamente considerar adherirse al Movimiento por un Ciclismo Creíble (MPCC) al que no le ha interesado pertenecer.

Más recientes
Sígueme
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com