Nairo remata brillantemente labor de equipo

Muchos fueron los tirones que se vivieron en el arranque de la última etapa de la primera semana de la Vuelta a España. Sin video o fotos de tres montoneras de la jornada, cuando se iba sobre 46 km/hr en promedio en las primeras horas, solo se confirmaron los abandonos – Irizar (TFS), Reza (FDJ) y Huzarski (BOA)-- pero no la lista completa de quienes habían caído y la extensión de los daños de quienes siguieron en carrera. Entre quienes terminaron afectados estuvieron Rory Sutherland y el mismo Nairo Quintana del Movistar así como Darwin Atapuma (BMC) quien terminó con un retraso significativo por un dolor de mano producto de la caída.


Hasta que las cámaras no le pusieron ojo cercano a Nairo no supimos del incidente ya que su maillot estaba rasgado en la espalda. Pero más allá de la anécdota no hubo rastros de daños ni físicos y mucho menos anímicos para el colombiano. Quintana tenía entre ceja y ceja esta llegada desde que confirmó su participación en la Vuelta. Subida dura, larga, constante y con mínimos descansos, retos de los que se alimenta su alma de cóndor aun cuando no se llegaba por encima de los 2mil metros sobre el nivel del mar.


Si bien la jornada parecía más o menos tranquila hasta la base del primer premio de montaña, la ganancia acumulada de metros de elevación al final sumaron 3,609 que, aunados al desgaste de los primeros días y a la velocidad de arranque de la etapa, pusieron en contratiempos a más de uno. Chris Froome (SKY) comenzó a sufrir la velocidad que desarrollaba el Movistar tirando para alcanzar a la fuga --que al final encabezó Robert Gesink (LTJ) —pero desde que se quedó cortado del grupo de favoritos a unos 8 kilómetros de la meta se puso a regular con Peter Kenneaugh como su guía. Del SKY mantuvo su ritmo un poco más arriba fue Leopold König a quien después Froome se encontraría en la subida gracias a su familiar descuento con base en su alta cadencia.


Nairo Quintana superó a todos sus rivales Foto © Unipublic/Graham Watson


Adelante Ruben Fernández concluyó con su relevo llevando a Nairo y a Valverde, momento que aprovechó Alberto Contador para atacar a los Movistar. Sufrió Valverde pero no Nairo quien primero se le emparejó al lider del Tinkoff y luego le atacó. Los dos escaladores se sintieron inspirados y motivados para seguir su camino, aunque Quintana fue algo cauto a sabiendas de que Alejandro pasaba por un mal momento atrás. Pero a la voz de que Froome venía acercándose, el madrileño y el boyacense decidieron que era momento de volver a apretar el paso mientras encontraban a corredores de la fuga original camino arriba. Sin embargo llegó un momento en que la ligereza de pies de Nairo sobre pedales reventó el hilo que mantenía Contador con él. Al verse solo Quintana poco antes de los ultimos 3 kilómetros continuó con buen ritmo por la zona de descanso previa al cierre, entre formaciones rocosas y con gotas de lluvia cayendo intermitentemente. Atrás Froome ya había alcanzado a Valverde pero el murciano se le prendió a la rueda para no dejarlo escapar sin sentir su presencia.


Echábamos de menos ese ritmo contundente y hasta atrevido de Quintana, siempre concentrado en su tarea de ganar tiempo pero tan ecuánime que hasta pudo revisar las cuentas de su computadora a bordo. A Cada paso se encontró voces de aliento y banderas colombianas a las que él respondió con rotaciones entusiastas sobre pedales aunque no dudo en combinar ciertos segmentos sentado en el sillín, contemplado como descontaba los metros rumbo al último kilómetro con esa durísima rampa final. Froome llegó con Valverde hasta el grupo de Contador que había unido fuerzas con Michelle Scarponi (AST), pero el pinteño muy pronto se rezagó con la velocidad que traía el británico.


Nairo ya había rebasado a Robert Gesink en el camino rumbo a la gloria de la victoria de etapa, una que se le anunciaba bajo el inflable del último kilómetro entre neblina y algunas curvas de cuidado que maniobrar. Froome bajaba un poco la cabeza ya también mostrando cansancio y acoplado a las otras ruedas que se encontró en el camino junto a Gesink y Fraile, parte de la fuga original.


Más camisetas amarillas y banderas se agitaban delante de Quintana en los ultimos metros. Lo que quería ya el colombiano era levantar el puño al aire, para gozar otra victoria en el marco de una de las tres grandes del calendario, siendo la ultima aquella cronoescalada que se agenció vestido de rosa en el Giro del 2014. Nada como combinar una llegada en solitario con el regreso al liderato. Ganar Lagos de Covadonga y recuperar la roja le confirmaron a Nairo que está para lucirse en la montaña de la Vuelta, pero aun no echará campanas al vuelo hasta que no pueda sumar “mínimo 3 minutos” como él dijo al final para poder tener dominado a Froome tomando en cuenta la larga Contrarreloj de la etapa 19. Froome fue rebasado en meta por Gesink por la bonificación de 2º lugar, al final el británico cedió 31” con a Quintana en la jornada sumando bonificaciones y se quedó a 58” en el 3 puesto de la general, mientras que aunque Valverde se cortó 3 segundos en la meta conservó por 1” el 2º cajón del podio virtual hasta ahora.


Por su parte Neil Stephens, DS del Orica Bike Exchange, comentó que estaban satisfechos con la posición de Esteban Chaves y Simon Yates en el inicio de la subida final, y que ambos trabajaron bien para seguir defendiendo sus posiciones dentro del top 10 de la general, sin embargo espera que su condición se sigan consolidando en las siguientes etapas de exigencia escaladora.


Esperaremos cuál es el dictamen médico sobre el golpe en la mano de Atapuma quien piensa puede haberse fisurado un hueso con el golpe recibido. El también colombiano Jhonatan Restrepo (KAT) llegó en un grupo de 10 corredores con una diferencia de 16:21”, mientras un lote de 63 corredores llegó con más de 20 minutos a la meta.


A Nairo le esperan los compromisos de ser líder de una grande en el primer día de descanso, pero tratarán de guardar más o menos la rutina para que pueda descansar y rodar con el equipo un par de horas.


El Miércoles se vuelve a la carretera con una jornada de 168km entre Colunga y Peña Cabarga, una etapa de constantes repechos que terminará en el premio de 1ª categoría de 5.6 kilómetros y 9.8%. Por quita ocasión Peña Cabarga será utilizada en la ronda ibérica, donde los más recientes ganadores han sido Joaquim Rodríguez 2010, Chris Froome 2011 y Vasili Kiriyenka 2014. Este macizo calizo será otro gran sinodal cuando las piernas tengan que responder tras el día de descanso.


CG Top 10: 1º Nairo Quintana (MOV), 2º Alejandro Valverde (MOV) +57”, 3º Chris Froome (SKY) +58”, 4º Esteban Chaves (OBE) +2:09”, 5º Alberto Contador (TNK) +2:54”, 6º Leopold König (SKY) +2:57”, 7º David de la Cruz (EQD) +3:03”, 8º Simon Yates (OBE) +3:06”, 9º Michele Scarponi (AST) +3:14”, 10º Samuel Sánchez (BMC) 3:20”, 15º Darwin Atapuma (BMC) +5:02”, 125º Jhonatan Restrepo (KAT) + 1h 31:32”.

Más recientes
Sígueme
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com