La experiencia hace la diferencia


Nunca hay terreno de tregua en el Tour de Francia. Se nota el respeto que Chris Froome (SKY) le tiene a la capacidad escaladora de Nairo Quintana (MOV) porque ha buscado como abrir brecha justo antes de encarar el Mont Ventoux. Basado en sus ganancias de tiempo en otros años con un ataque contundente Froome se enfocaba a jugar a la defensa, este año llegó como la bandera del ciclismo ofensivo en días donde el terreno no le favorece al colombiano por su constitución física: bajada y terreno llano.


Toda la jornada de la etapa 11 pasó por el peligro de tremendas ráfagas que partieron constantemente al grupo camino a Montpellier No creo que al Movistar se le olvidara que fue en medio de los vientos cruzados que perdió el Tour del 2015, pero tenemos la impresión de que el equipo se relajó pensando que lo peor había pasado a 15 kilómetros de la meta. La lógica marcaba que los equipos de sprinters harían la fiesta y normalmente uno ve a los equipos con los líderes adelante, pero con tanto desgaste de la jornada no todos pudieron estar en punta, salvo el Tinkoff y el SKY. Peter Sagan sabía que no podría luchar con el resto de los sprinters explosivos pero se veía con piernas. Asi que se organizó el equipo para tirar con Matteo Tosatto y luego lograr el corte con algún compañero para atacar de lejos, en este caso Marcej Bodnar. Y a ese movimiento estaba muy pendiente el maillot amarillo. Se le abrió la puerta de la oportunidad a Froome para hacer el puente y llevarse a Geraint Thomas con él.

Foto © PresseSports/S.Mantey


Con la colaboración circunstancial de causas comunes –Sagan por la etapa y Froome por el descuento en CG—estos 4 corredores llegaron a tener más de 30 segundos de ventaja sobre el resto del lote que se partía en varios grupos. Nairo Quintana tuvo que remar en solitario lo más cerca de la punta para no perder posición por si el lote se rompía, eso al violento ritmo de equipos como Lotto Soudal, Lotto Jumbo y Etixx Quick Step que veían como se les esfumaba la oportunidad de victoria para sus embaladores. Sin embargo solo pudieron verle la espalda a los 4 escapados.


En un momento de osadía Chris Froome intentó partirle a Sagan en los ultimos 250 metros para buscar la bonificación, pero eso era demasiado pedir en un duelo con el campeón del mundo. De cualquier forma el británico se llevó bonificación de 6” por el segundo lugar. La desesperación de los sprinters fue en vano, porque ese grupo llego 7 segundos tarde para poder pescar a los escapados. En el embalaje del lote se impuso Alexander Kristoff (KAT) quien se notaba visiblemente desencantado por no poder recuperar a esos 4 fugados en los ultimos 10 kilómetros. El corte sin embargo fue mínimo comparado con lo que podría haber sido: solo 6 segundos separaron al vencedor de etapa al lote de 36 corredores con la mayoría de los favoritos menos Purito Rodríguez (KAT) y Louis Meintjes (LAM) que perdieron más de 1 min al quedar cortados.


El ritmo de carrera evitó que mucha gente pudiera tener un abastecimiento más completo y a tiempo por el constante peligro de las ráfagas de viento y esa es la explicación que tiene el Movistar para no estar en mayor número alrededor de Nairo Quintana. Eusebio Unzué incluso recriminó a la organización del Tour de Francia que los hayan metido por un recorrido en medio de muchos pueblos en una jornada de tensión y alta velocidad previo al Mont Ventoux.


“Hemos librado seguramente el día más difícil para mí en el Tour”, dijo Nairo al final. “Día llano, con mucho viento, donde especialistas del sprint y del viento han perdido la oportunidad de luchar la etapa. Hemos gastado todos muy parecido, incluso Froome; él ha sabido aprovechar su momento y ha tomado segundos. Yo me quedo con el lado positivo: no tuvimos más caídas de las que hubo por fortuna, y es que verdaderamente la organización no piensa muchas veces en el deportista. Busca ciertos tipos de espectáculos, pero sin darse cuenta el peligro por el que nos mandan. Estamos arriesgando todos la vida y etapas de estas deberían pensarlas más. A ver qué puede pasar mañana. Será una lástima si no podemos llegar hasta arriba del Ventoux: es una subida muy bonita, muy buena para mis características, un día muy diferente a hoy. No hay nada decidido: se sigue seleccionando la general y quedan muchos días de Tour, mucha montaña la última semana y las cronos".


Es evidente que la experiencia de Froome en las grandes y en especial en el Tour le está dando la ventaja para saber colocarse y aprovechar. Froome solo tenía a Sergio Luis Henao y a Thomas con él en esos kilómetros antes de la salida de Sagan, no es que todo el SKY había sobrevivido completo. Pero parece que por ahora el hambre de conquista del título tiene a Froome finito en la toma de decisiones sobre carrera.


Ahora lo que otros rivales tendrán que planear es cómo encontrarle una fisura a esa coraza de confianza que ha creado el maillot amarillo a su alrededor. Para algunos la motivación de mover la carrera será la oportunidad de vestirse de amarillo aunque sea un solo día como Adam Yates (OBE) y Dan Martin (EQS) porque sus equipos no están para soportar una candidatura hasta el final y será su esfuerzo individual lo que los mantenga con esperanzas en la dura tercera semana. Lo de Nairo es tomar el amarillo cuando sea el punto justo y su equipo pueda cargar con el peso que eso conlleva. Nairo necesita recortar tiempo y ganar una etapa (bonificación de por medio) para decirle a Froome estoy presente en esta segunda semana. Que le amarillo llegue en la tercera será quizás lo que más convenga al colombiano.

Sin embargo recortar mucho no será factible porque la subida del Mont Ventoux fue recortada 5.7 kilómetros por el peligro que presentan las rachas de más de 80km/hr en la cima del Monte Calvo. Así que el terreno de ascenso son 10 kilómetros de los 15.7km oirginales. Hasta antes de la primera rampa de subida al premio de montaña se habrán recorrido 168 kilómetros que también estarán condicionados con el factor viento y seguramente a muy alto ritmo de carrera. Del promedio de gradiente en el ascenso es el tercer kilometro el que presenta una media de 10% y dónde tendría que forzarse al enemigo. De la subida el último kilómetro es el menos complicado al 5% pero para entonces quizás ya la etapa esté decretada.

Mont Ventoux hasta Chalet Reynard

KM 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

% 9.5 9 10 8.5 9.3 8.5 9 7.5 7.5 5

CG Latinoamericanos: 4º Nairo Quintana (Col-MOV) 35”, 7º Sergio Henao (Col-SKY) 56”, 26º Eduardo Sepúlveda (Arg-FVC) 16:57”, 39º Jarlinson Pantano (Col-IAM) 35:59”, 71º Winner Anacona (Col-MOV) 1h 08:06”, 140º Maxi Richeze (Arg-EQS) 1h 46:45”.

Más recientes
Sígueme
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com