Se sigue aprendiendo

Hay una figura literaria en inglés “growing pains” que describe las penurias de la maduración. Hasta ahora habíamos visto a un Fernando Gaviria (Col-EQS) saliéndose del uniforme en sus primeras carreras de la temporada 2016. Y aunque nunca deseamos el infortunio de alguna caída para ninguno en el pelotón, el ultimo kilómetros de los 291 de la Milan Sanremo fue el punto de inflexión donde el joven colombiano tuvo un ligero pestañazo que lo hizo morder el polvo en la vía Roma.


“La caída solo fue culpa mía” escribió el antioqueño en su cuenta de twitter al finalizar el primer monumento del año. Fernando estaba en la mejor posición para tener vía libre y aprovechar su potencia pero cuando los más experimentados llegaron hasta la punta en os ultimos 500 metros Gaviria hizo contacto con la rueda trasera de Greg van Avermaet (Bel-BMC) y eso lo mandó al piso, en una caída sobre el costado izquierdo y de manera solitaria a pesar de ir en plena vorágine del embalaje. El tropiezo de Fernando hizo que Peter Sagan y Fabian Cancellara tuvieran que abrirse a la izquierda y tratar de guardar la vertical perdiendo un instante valioso de concentración. Pero ya habían llegado hombres más explosivos al sprint que estos dos grandes: se peleaban en la punta Ben Swift (SKY), Jurgen Roelandts (LTS), Nacer Bouhanni y Arnaud Demare (FD) quien sacó hasta el último aliento del cuerpo para vencer dándole a Francia una victoria que no tenía en esta gran carrera italiana desde 1995.


Pero lo que sí podemos asegurar es que Gaviria con todo y la caída sigue ganando reconocimiento de la prensa y la afición más allá de los países de Latinoamérica. Puede ser que hoy le tocó perder y sumar una rayita más a la piel del tigre que va tomando forma, un instante duro que le ayudará a calcular mejor su espacio vital en este tipo de embalajes alrededor de clasicómanos que le llevan años en lectura de carrera. Sin embargo lo que hay que destacar es que siendo tan joven y con cierta carga de 24 días de competencia (incluidos los Mundiales) el cuerpo le respondió a la altura al colombiano, pues es la primera vez que rueda esta distancia al más alto ritmo de competencia. No solo eso, pasó muy bien la Cipressa y el Poggio y se acomodó con firmeza para bajar a tope. El Etixx Quick Step también debe llevarse aplausos porque, aunque otros nombres pesaban as como favoritos, pudieron meter a Matteo Trentin y Gianluca Brambilla junto a Fernando para tener una excelente tripleta de opciones.


"Ya estaba en una posición perfecta, pero luego perdí mi enfoque durante dos segundos, porque empecé a pensar sobre la forma de spritar y toqué la rueda de Van Avermaet", dijo Gaviria al final. "Esto fue suficiente para tirar a la basura todo el trabajo del equipo. Tengo sentimientos encontrados: Me perdí una oportunidad importante pero por otro lado estoy feliz de poder hacer frente a una carrera larga de 300 km y me sentí bien durante todo el día. No es la caida en sí lo que duele sino el resultado, especialmente porque estuve pensando en esta carrera desde enero "

Photo credit: ©Tim De Waele / Press Etixx Quick Step


Esperemos que solo sean golpes superficiales y se reporte listo para la Dwars door Vlaanderen (carrera de 200km con varias cotas algunas de ellas adoquinadas) que se corre el 23 de marzo y que está en su calendario de clásicas como camino previo a la Paris Roubaix. Mientras no haya huesos rotos, la juventud de Gaviria sigue siendo su mejor arma, ahora es cuestión de seguir apuntalando su confianza y que su mentalidad pueda darle pronto la vuelta a la página. El equipo y la afición está igualmente agradecido de que se cuidó lo suficiente por casi 7 horas para estar ahí con amplias posibilidades de participar de la historia.



Más recientes
Sígueme
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com