Condicionado por Pogačar, el Tour tuvo otras historias que contar

Siempre he creído que al ciclismo se le tiene que apreciar sin perspectiva y preconcepciones, porque es un deporte que no puede complacer a todos. El Tour especialmente puede llegar con ciertas fórmulas, porque cada equipo que se presenta trabaja específicamente para apuntalar sus mejores fortalezas y minimizar las grietas. Pero cuando la carrera queda condicionada por caídas y bajas, confiamos en que algunos equipos puedan diversificar con puro talento individual.


Con la pérdida de tiempo y posterior baja de Primoz Roglič, considerado principal rival –hasta cierto punto más sicológico que físico— del coronado doble campeón Tadej Pogačar, no fue sorpresa el resultado que atestiguamos. Más allá de las condiciones de Pog en la crono, fue la etapa 8 con llegada en descenso a Le Gran Bornard la que resultó ser clave de la dominación del esloveno con 3:20” sobre el resto de los corredores del top 10.


Las llegadas en alto también nos dejaron ver quiénes fueron más fuertes, pero mentalmente muchos corredores corrían con el lastre de un tiempo insuperable que los condicionó a ver las pocas llegadas en alto como posible herramienta para intentar regresar.


El equipo emiratí también sufrió bajas de rendimiento de algunos sus corredores por las caídas, pero cada pieza aguantó mientras uno o dos se recuperaban en el camino. La figura de la camiseta amarilla en la carrera, que defendieron por 13 días, fue como un bálsamo para los dolores y una motivación diaria a proteger la única razón de su selección a la nómina. En varias etapas el UAE no tuvo que hacerse cargo del lote al 100%, con equipos interesados en explotar sus oportunidades en las múltiples escapadas. Tadej se encargó se gritarle al mundo que no era flor de un día, con una defensa de varios días que le dio la oportunidad de aprender a cómo manejarse como líder en la carrera más estresante de las tes grandes.


Aunque Vingegaard y Richard Carapaz pudieron estar con Pogačar en Col du Portet y Luz Ardiden, no lo pudieron contener en Tignes, donde también les sacó 34” en la meta. En Pirineos por lo menos estuvieron cerca, pero sin poder medir un ataque contundente que sacara de punto al maillot amarillo. Además de su fortaleza natural y muy afortunada lectura en esta edición del Tour, su actitud, juventud y ausencia de presión hicieron de Tadej un líder intocable.


Jonas Vingegaard fue el factor que creó más espectativas para enfrentar al esloveno de 22 años y, quizás de no haber sacrificado tiempo por Roglič, su pelea con Tadej hubiera sido más cerrada. El Jumbo Visma no tenía planeado confiar en el danés para hacer podio y menos con solo dos escuderos posibles en la montaña ---Wout van Aert y Sepp Kuss-- en la tercera semana. Un 2° lugar en un Tour lo firmaría cualquiera de los equipos protagonistas, quizás una posición que hubiera tenido igualmente el TJV con Rog. Aunque Vingegaard no pudo abrir su cuenta de victorias individuales, el equipo neerlandés sumó 4 victorias de etapa de la manera más espectacular posible. Kuss regresó a los Estados Unidos a la escena después de 10 años sin que su país pudiera ganar una etapa, gracias a apuesta del equipo para diversificar sus opciones con una propuesta arriesgada: dejar a Jonas con un sprinter en el lote de favoritos mientras sus escaladores se lanzaban a la fuga en la etapa 15 con llegada en Andorra.


La histora que robó cámara: tres victorias para Wout van Aert. Foto ©ASO/P. Ballet


Y claro, las 3 victorias de Wout van Aert que quedarán grabadas en la mente de la afición por la diversidad de escenarios y terrenos en los que este corredor es capaz de enseñarnos sus condiciones atléticas. Las etapas en Pirineos fueron difíciles por estar en la última semana, pero la mayoría de los corredores del pelotón comentaron que el doble ascenso a Mont Ventoux como una de las más difíciles, por los metros de desnivel y el calor. Wout van Aert no solo es capaz de visualizar sus oportunidades, pero también de cristalizarlas. Y se atrevió a conquistar la etapa del gigante de Provençe desde una gran fuga, como también la segunda contrarreloj y el sprint en los campos Elíseos. Para poder llegar con la energía suficiente, Wout se aseguró en gastar lo mínimo necesario en las dos llegadas en alto de las etapas 18 y 19. El trazado de la crono en Saint-Émilion iba de la mano de sus condiciones sobre la cabra y para la última etapa tuvo el mejor lanzador en los últimos 750 metros, Mike Teunissen.


Nunca hubo duda sobre los integrantes del podio en la tercera semana. Foto ©ASO/P. Ballet


El Jumbo Visma vino a ganar la carrera, pero sin su lider original, fue la escuadra que puede sentirse tan victoriosa como la del UAE.


Richard Carapaz llegó con la consigna personal de que, aun con experimentados compañeros de clasificación general dentro del mismo Ineos Grenadiers, él iba a ser la pieza en la que su equipo podía tener una garantía sin ser un contrarrelojista nato en una carrera con +50km sobre la cabra. Sin tener el infortunio de caídas como la de Geraint Thomas y un olfato para una eterna buena ubicación en el pelotón, Carapaz pudo contar con la experiencia y fortaleza de Jonathan Castroviejo en los momentos más críticos en los Pirineos, que le dieron la oportunidad de asegurar e incluso pelear por bonificación en las llegadas en alto. En su segunda participación en el Tour, Richard saltó de una 13ª casilla en 2020 a un podio este año, que lo coloca como el segundo latinoamericano en lograr podios en las tres grandes (en un periodo de 25 meses), junto a Nairo Quintana.


Richard Carapaz (IGD) marca un punto y aparte para Ecuador en las grandes. Foto ©ASO/P. Ballet


Rigoberto Urán (EFN) fue el mejor colombiano con un top 10 luego de atravesar una de las jornadas más difíciles de su carrera deportiva en la etapa 18. Tras defender podio o top 4 por 10 etapas, Rigo encontró que su cuerpo no respondió cómo él confiaba con una tercera semana donde se le revirtieron las buenas sensaciones al lider del Education Nippo. A pesar de esa debacle personal, fue notable la disciplina con la que trabajó el equipo de licencia estadunidense, abriendo también posibilidades para otros integrantes de la escuadra, como la escapada donde Sergio Higuita terminó 3° en Quillan. El antioqueño tuvo otras 4 posiciones de top 10 en etapas, dos de ellas en las llegadas de Col de Portet y Luz Ardiden. Higuita además pudo finalizar su primer Tour y experimentar su primera llegada a Paris con una nómina completa, como solo pudieron hacer otras 3 escuadras en esta edición.


Sergio Luis Henao recibió la responsabilidad de representar al Qhubeka NextHash en su primer año con el equipo con un estilo combativo por medio de las fugas. Sergio hubiera terminado dentro del top 20 de no haber sido de por dos infortunadas caídas en las etapas 18 y 19 que lo dejaron disminuido físicamente, incluida una fisura en el codo.


Aunque terminaron solo con 3 corredores, el Arkea Samsic de Nairo Quintana no fue el ultimo equipo en la clasificación general (18°). Nairo, Swift Connor y Élie Gesbert hicieron lo posible para que el equipo no pasara desapercibido cuando las bajas comenzaron a incrementarse en la escuadra francesa. Nairo portó por 5 días la camiseta de lider de montaña, pero las fuerzas y los intereses de muchos equipos por las fugas --así como del mismo maillot de lunares-- le complicaron tanto la clasificación como una victoria de etapa. Tuvo momentos destacados en la montaña, pero no con un rendimiento constante. El mismo corredor reconoció que no las tuvo todas consigo, pero en un año flaco se hace lo que se puede. Con los recursos de un equipo Pro Team, el Arkea Samsic tendría que basar la táctica para la victoria de etapa unicaente y reunir a un eqiupo más solido para el próximo Tour. Y no fueron los únicos desilusionados, otras 14 escuadras se fueron con las manos vacías, algunas con tres o cuatro veces más presupuesto.


Esteban Chaves terminó su tercer Tour con la mejor posición general de por vida del bogotano (13°) en esta carrera. El Bike Exchange confió que Esteban representaría al equipos en el grupo de los mejores escaladores y lo sostuvo en varias ocasiones para no salir del top 15 de la general en los ultimos 10 días. Cabe hacer mención que el equipo se quedó sin los otros dos escaladores –Simon Yates y Lucas Hamilton— y que la mayor parte de los recursos estuvieron alrededor de Michael Mathews, quien no pudo ganar etapa ni sacarle diferencia de puntos suficientes a Mark Cavendish por la camiseta verde.


París le rompió el encanto a la racha de Mark Cavendish. Foto ©ASO/P. Ballet


En uno de nuestros blog anteriores comentamos que Manxman había desperdiciado por lo menos una

--quizás dos-- oportunidades de romper el récord de victorias en el TDF sin tener que forzar un escenario hasta la última etapa. El equipo tenía que estar consciente de que la racha de Mark tenía que producir en cada etapa disponible para evitar la situación con la que se resolvió el embalaje final. Fue una historia paralela que llegó a opacar la de Pogačar por varios días, dado que el esloveno tenía controlado su destino. Con todo y que el Deceunick Quick Step ganó una etapa con el campeón del mundo y Julian Alaphilippe abrió con la camiseta amarilla la carrera, y que posteriormente su sprinter de 36 años ganó 4 embalajes, queda la sensación de que la tarea quedó inconclusa. Que se puedan reproducir las mismas circunstancias en 2022 será casi imposible. Eso sí, el equipo belga se llevó la segunda camiseta verde consecutiva y la 4° en su historia en el Tour.


El 4° lugar de Ben O’Connor (AGC) en clasificación general, las victorias del Alpecin Fenix (un equipo en el segundo escalafón) con Tim Merlier y Mathieu van der Poel (con 6 días en amarillo) destacan también como historias memorables.


El Bahrain Victorious, sin su joven carta Jack Haig desde la etapa 4, se puso como consigna la clasificación de equipos basada en fugas múltiples, que al postre le dieron 3 victorias parciales. La estrategia suplió la ausencia de una figura de clasificación general de manera inmediata, aunque Pello Bilbao pudo finalizar 9°. Esperamos que, luego de que se abrió una investigación de la policía francesa a este equipo, haya una comunicación pública de sobre cuáles fueron las sospechas específicas y qué tipo de información sostendría las mismas. Por que sería la segunda investigación abierta, pero sin haber cerrado la primera cuando le pasó lo mismo a Nairo Quintana. Estamos de acuerdo con la vigilancia con bases científicas y queremos que este deporte no pierda esa perspectiva, pero no a medias tintas.


Cada año decimos que el Tour de Francia es la carrera más difícil, pero hay muchos factores que hicieron esta carrera compleja y desgastante. Mayormente la ansiedad de ganar etapas y la falta de control de un equipo à-la-SKY. Los 141 corredores que terminaron sintieron haber sobrevivido por lo menos 18 etapas disputadas como clásicas bajo complejas condiciones climáticas y una muy alta velocidad promedio. 121 ciclistas terminaron a más de una hora del ganador, con solo tres etapas con llegadas en alto oficiales.


Clasificación general latinoamericanos

3° Richard Carapaz (Ecu-IGD) 7:03"

10° Rigoberto Urán (Col-EFN) 18:34"

13° Esteban Chaves (Col-BEX) 37:48"

21° Sergio Luis Henao (Col-TQN) 1h 03:12"

23° Sergio Higuita (Col-EFN) 1h 05:27”

28° Nairo Quintana (Col-ARK) 1h 33:11"





Más recientes