Buscando la fórmula perfecta

Cuando hay una combinación de contrarreloj y escalada la selección del material a utilizar varía por condiciones naturales, forma-fondo con la que se llega, grado de inclinación, bajada y condiciones climáticas incluido el viento, todas ellas un gran acertijo con el que los corredores deben enfrentarse para sacar el mejor partido.


En la cronoescalada de la etapa 18 hubo una gran variedad de elecciones entre los diferentes corredores que querían aprovechar la jornada, incluso con la disponibilidad de cambio de bici como fue el caso de Joaquim Rodríguez (KAT) quien de una TT Bike se pasó a la de ruta al iniciar el ascenso.


Muy pocos corredores utilizaron la rueda lenticular tomando en cuenta el perfil del recorrido, mientras que vimos una gran variedad de preferencias entre el top 10 de la general pero con diferencias menores al minuto entre quienes utilizaron bici de crono a una bici aero o de ruta normal y que estaban peleando por diferencias en la clasificación general.




El maillot amarillo ganó la cronoescalada © ASO/G.Demouveaux


Christopher Froome sin embargo fue uno de los que estudió más específicamente el tipo de componentes quería a su disposición en una jornada decisiva para sus aspiraciones de titulo. Fue uno de pocos en usar la rueda lenticular tomando en cuenta que se subía secciones de mas del 10% en porcentaje de inclinación. El SKY y Froome han seguido cuidadosamente las tendencias que Dumoulin va adaptando y que lo tienen como una carta para la medalla de oro en JJOO. Pero una diferencia en la jornada de esta etapa 18 quizás se sembró en que Tom salió un poco más rápido que Chris y el británico fue quien cerró más rápido. Eso sí ambos utilizaron el cuadro contrarreloj de sus respectivas casas Giant (TGA) y Pinarello (SKY), aunque el holandés no uso la lenticular sino ruedas convencionales, mientras que Froome también añadió a la rueda de disco la de tres aspas en la delantera.


Antes de que llegara Froome a la meta Tom Dumoulin ya anticipaba lo que sucedería: “Quedé satisfecho con mi actuación pero no creo que sea suficiente para ganar la etapa. Creo que Froome está en su mejor forma y puede vencerme. Me sentí bien en la parte más inclinada pero sentí que empecé a perder algo de potencia en las partes más tendidas de gradiente 3 y 4%. Es fácil perder tiempo en recorridos como este. Hice una buena crono pero no lo suficiente para ganar”, finalizó el holandés.


Queda también el estudio las cifras de vatios que los corredores hicieron para ser analizadas por expertos en el tema y tener mejor entendimiento del éxito de Froome.


Quizás quien más sorprendió en esta cronoescalada fue Fabio Aru (AST) quien demuestra un buen cierre de la última semana y básicamente realizo el mismo tiempo que uno más especialista que él (Richie Porte), ambos salieron con bicis convencionales y extensión. El Astana demostró su estilo ofensivo al inicio de la tercera semana y seguramente seguirán con ese tenor cuando Aru está ahora 6º en la general y con cierta libertad pues se encuentra a 6 minutos como para buscar una victoria de etapa.


Richie Porte (BMC) es el corredor más fuerte en la subida en estos momentos en el TDF pues en dos de sus ataques en montaña ha marcado margen aunque se haya llevado a la rueda a Froome (Mont Vetoux y Finhaut Emosson). El australiano se llevó el premio Bernard Hinault de 5 mil euros luego de ser el más rápido en el Cote du Domancy y se acercó a 45 segundos del podio. De hecho, sin tomar en cuenta Froome en la Clasificación General, entre el 2º y el 6º lugar solo hay una diferencia de 1:08”, un duelo aun por finiquitar.


Nairo Quintana (MOV) reaccionó un poco inconforme al finalizar su cronoescalada, que si bien no fue la más brillante sí suficiente para un 10º en la jornada. Aunque le descontó 13” a Yates (OBE) y 15” a Mollema (TRS) quizás el colombiano quedó desencantado de que no fuera lo suficiente para estar en posición de podio, pero también dijo encontrarse lejos de su estado físico natural a estas alturas y manifestó estar resintiendo quizás algún efecto de alergias que no le han permitido tener piernas como acostumbra en la subida.


Romain Bardet (AG2) también tuvo una crono bastante destacada y el joven francés también se vea en capacidad de atacar para asaltar la posibilidad de victoria de etapa y podio a 42”. El país local aún está esperando el primer triunfo para los de casa.


El que estará más apretado en esta fórmula es Bauke Mollema (TRS) pues Adam Yates está a 24 segundos, aunque la duda pesa si el británico de 23 años tendrá reserva para sostenerse en los dos ultimos difíciles días.


Este viernes tendremos 146 kilómetros con 4 premios de montaña y llegada en alto. Se arranca con una subida que no está categorizada pero que es de 8.1km al 7%. Apenas terminando el descenso se disputará el sprint intermedio del día al km25. Al km 42.5 se corona el primero de los puertos Col de la Forclaz Montmin (9.8km a 6.9%). Al km 73.5 llega la cima del premio de 2ª Cat Col dela Forclaz Queige (5.6km a 7.8%). Tras un breve descenso de 3 kilómetros sigue la subida más difícil de la jornada, Montée de Bisanne (Cat Especial 12.4km a 8.2%). Atacar ahí será un poco complicado porque hay un trayecto de 40kms después hasta las faldas del último premio Saint-Gervais Mont Blanc Le Bettex, 1ª Cat 9.8km a una media del 8%, pero con los tres primeros kilómetros entre 9 y 12.9% donde esperaríamos un ataque para coronar 6kms después.

Más recientes
Sígueme
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com