Misión Cumplida

Cuando las cosas no salen a través de la vía lógica por la apretada competencia hay que ser creativo y superar en número al enemigo. Eso fue lo que hizo el Orica-BikeExchange en la etapa 10 que marcó la apertura de la segunda semana del Tour de France. La mejor posición Michael Matthews hasta ahora había sido un 5º lugar en la etapa 2 cuando la se terminó en un duro repecho, pero en los embalajes declarados quedó siempre fuera de los primeros 10 lugares. El sprinter australiano casi se había dado por vencido pensando que dos caídas en la primera semana lo habían sacado ya del circulo de ganadores. Pero el día de descanso le dio renovados bríos para tratar de buscarle la vuelta a la estrategia.

Sin embargo la empresa no era fácil porque había que pasar un premio de 1ª categoría en los primeros 19 kilómetros de la etapa 10 y encima traerse consigo por lo menos a un gregario. Pero “Bling” pudo llevarse a dos compañeros para no gastar tanto en la travesía – Daryl Impey y Luke Durbridge—y luego manejar el embate de una fuga poblada con candidatos a una llegada con características de clásica. En la escapada estaban Peter Sagan (TNK), Edvald Boasson Hagen (DDD) y Greg Van Avermaet (BMC) que podrían haber sido favoritos aun cuando la carrera se hubiera desarrollado en lote compacto. Realmente el único que faltó con esas características en la fuga fue Alexandre Kristoff (KAT) y aunque su equipo persiguió nunca pudo descontar. Luego se metieron los del IAM y DEN a perseguir pero el esfuerzo fue infructuoso. El Lotto Soudal no persiguió porque colocó a Tony Gallopin y el EQS ni siquiera metió un relevo pensando quizás en guardar para la etapa 11 que le va mejor a Marcel Kittel.

En la escapada también estuvieron Rui Costa (LAM), Sylvain Chavanel (DEN) y Vincenzo Nibali (AST) pero los hombres más rápidos y el número de corredores del OGE partieron a la fuga en los ultimos 20 kilómetros.

“Mis compañeros creyeron en mí y lo dieron todo” dijo al final Matthews. “Durbridge se puso para protegerme de los vientos cruzados y se encargó de partir la fuga. Y luego Impey se encargó de atacar en el premio de montaña final –no sé cuántas veces—y hasta llegó conmigo después de la bajada para hacerme el lanzamiento. No podía haber pedido más”.

El sonriente australiano superó a Sagan y Boasson Hagen quienes a su vez habían salido al ataque de Van Avermaet en los ultimos 300 metros. Pero “Bling” los despachó a todos con el lujo de sus poderosas piernas de pistero. Michael se convirtió en un miembro de un exclusivo club de ganadores de etapa en las tres grandes “cumpliendo el sueño de todo corredor profesional”.

Por los demás el grupo de los favoritos rodó en calma y sin contratiempos a pesar de las ventiscas fuertes y la lluvia de la jornada que siempre puede provocar enfriamientos que nadie quiere pasar antes de los grandes esfuerzos que vienen en la semana.

Llegamos en la etapa 11 a Montpellier, que se ha convertido en uno de los escenarios favoritos para los embaladores desde hace algunos años. Aquí ya ganó Cavendish quien está buscando la victoria número 30 en el TDF de por vida, pero hay otros corredores que traen la amargura de no haber roto el hielo como Andre Greipel (LTS), quien también ya ganó en Montpellier en 2013.

La llegada tiene pocas curvas forzadas en los ultimos 5 kilómetros y se encaminará a la Avenida de Vanières donde está la meta enfrente al complejo deportivo del Estadio Altrad con una ligera inclinación en el cierre de la etapa.

CG Latinoamericanos: 4º Nairo Quintana (Col-MOV) 23”, 8º Sergio Henao (Col-SKY) 44”, 28º Eduardo Sepúlveda (Arg-FVC) 16:57”, 40º Jarlinson Pantano (Col-IAM) 35:47”, 71º Winner Anacona (Col-MOV) 1h 03:21”, 145º Maxi Richeze (Arg-EQS) 1h 46:23”.

Más recientes
Sígueme
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com