• Georgina Ruiz Sandoval

La batalla de los 2000's

Actualizado: 2 de jul de 2019

La batalla de los 2000’sLos campamentos de altura que se realizaron apenas a unos días del Tour de Francia 2019 serán la base con la que el pelotón de 176 ciclistas enfrentará una carrera que contempla 8 premios de montaña por encima de los 2000 metros de altura sobre el nivel del mar (7 si sacamos el Cormet de Roseland de 1,968 msnm). Aunque el 90% de estas cimas están en los Alpes de la tercera semana, eso no significa que la montaña sea moderada, ya que la primea de las 5 llegadas en alto es en la primera semana y en los Pirineos se rematará en el Tourmalet por segunda ocasión en la historia. Un total de 30 puertos de 2°, 1° y HC están contemplados en los 3,640 kilómetros del recorrido de este año. Y gracias al calentamiento global, algunos días las temperaturas este año superarán los 35°c, otro factor con que el que enfrentarse y recuperar cada día.


Llega la fiesta del año en Julio. Foto Prensa ASO


Como el año pasado, el Tour tiene una crono por equipos (27.2 km) apenas en la segunda etapa y una individual de 27.7 km en la segunda semana; así como 5 etapas de media montaña y 7 etapas determinadas llanas para el escenario de los embaladores.


La novedad de este año son la bonificaciones ubicadas en los penúltimos premios de montaña que están ubicados en 8 etapas: 3, 6, 8, 9 , 12, 15, 18, y 19 y que otorgarán , 5 y 2 segundos a los tres primeros corredores que pasen por dicha cima, lo que podría presión a las fugas que pretendan ganar en esas jornadas, pues los corredores de clasificación general estarán muy interesados en dichos segundos, los cuales son aparte de los habituales en la meta de 10, 6 y 4”.


Otra situación que puede aligerar la presión de los favoritos es que en las etapas con pronóstico de llegada masiva (1, 4, 7, 10, 11, 16 y 21) el corte de tiempo entre grupos será de 3 segundos y no de 1 como normalmente existe en meta, minimizando la lucha por posición de los hombres de general entre los embaladores. El Tour ya implementó esta medida en la última edición y creemos que debería ser una regla estandarizada en las grandes.


El Recorrido


La carrera iniciará en Bruselas el 6 de junio para honrar a Eddy Merckx y el aporte histórico del ciclismo belga. Aunque todo indica que los sprinters serán los primeros beneficiados en la búsqueda del maillot amarillo, que cumple 100 años de haberse establecido en el Tour, los clasicómanos no estarán muy lejos de su terreno ya que se subirán dos cotas adoquinadas de Flandes: el Mur van Geraardsbergen (Grammont) y el muro de Bosberg. Además, hay un sector de pavé de 1,900 metros en Thiméon a 76 kilómetros de la meta.

La crono por equipos llega temprano entre el Palacio real de Bruselas y el Atomium. En 2018 ganó el BMC, equipo que ahora es el CCC, pero que no tiene el mismo potencial para imponerse en esta ocasión. Hace un año muy pocos equipos quedaron en el margen de menos de 10” (Ineos, Deceunick Quick Step, Mitchelton Scott y Sunweb) aunque el recorrido del año pasado fue 8 kilómetros más largo. Equipos como el Education First, Astana, Movistar, Ag2r La Mondiale, Groupama FDJ y Trek Segafredo debieron pensar muy bien cómo complementar a sus líderes en 2019 para no sufrir la pérdida del año que fue de entre 30 y 1:38”.


La transición a territorio francés sucede en la etapa 3 de Binche a Epernay con los ultimos 55 kilómetros salpicados con cotas y una llegada explosiva para poner a prueba corredores con Julian Alaphilippe (DQT) y Wout van Aert (TJV).


De la hermosa Reims el pelotón llegará a Nancy en la etapa 4 con esperanza de otro duelo entre los embaladores en la etapa 4. Un día después el pelotón ingresará a los Vosgos con una jornada de media montaña, la primera con premios de 2° categoría con un recorrido de 170 kilómetros y llegada a Colmar.



PERFIL Etapa 6

Todos los favoritos deben haber considerado una visita a la Planche des Belles Filles (7km al 8.7%, máxima 20%) para refrescar la memoria, aunque la mayoría ya la ha vivido en carrera. Este año se le agregaron 1000 metros de destapado más al cierre, lo que le favorece a Egan Bernal (INS). Será la cuarta ocasión en que esta cima se utilizará en el Tour de Francia como llegada, todas en la presente década. En las tres ocasiones anteriores, los ciclistas que salieron vestidos de amarillo de esta cima terminaron ganando la carrera (2012 Froome, 2014 Nibali, 2017 Froome). Además, esta vez la Planche estará precedida de 6 premios, dos de ellos de 1° categoría. Esta es una jornada crítica en la carrera. Aunque algunos favoritos serán cautos, esta cima también puede favorecer a Thibaut Pinot (GFJ) o Vincenzo Nibali (TBM).


En la etapa 7 llega la etapa más larga del Tour (230 km), con los ultimos 90 en terreno mayormente llano para un embalaje masivo en Chalon-sur-Saộne. La etapa 8 es impredecible y se desarrolla sobre la región de Beaujolais, terreno de media montaña con 7 puertos y 4 mil metros de desnivel en 200 kilómetros rumbo a Saint-Étienne. Día cantado para una fuga. La primera semana esta a punto de cerrar, pero antes llega la celebración del 14 de Julio y la etapa 9 espera que un francés gane en la ciudad de Brioude, día de terreno escarpado y un premio de 3° a 13 kilómetros de la meta.


El lunes 15 se pone punto final a los primeros 10 días de competencia con 218 kilómetros entre Saint-Flour y Albi, otra jornada salpicada con media montaña que puede decantarse entre una escapada o un embalaje masivo.


Luego del primer día de descaso en Albi, el pelotón se embarcará en otro posible duelo de control entre los equipos de sprinters en Toulouse, ciudad que recibirá al Tour por 50° ocasión. En la etapa 12 la carrera hace su ingreso a los Pirineos, aunque no termina en alto, pero se subirán el Col de Peyresourde (13.2 km al 7%) y el Hourquette d’Ancizan (9.9 km al 7.5%), este ultimo coronado a 30 kilómetros de la meta en Bagnères-de-Bigorre.

Un día después llega la única contrarreloj individual de la carrera en Pau, un trazado con algunas cotas en los 27.2 kilómetros. Los escaladores aún tendrán etapas de montaña donde recuperar tiempo, pero nadie querrá entregar más de lo debido en esta jornada sobre la cabra. Sin Chris Froome y Tom Dumoulin en la carrera, Geraint Thomas (INS) es el especialista que puede sacar provecho antes de las cimas de 2000 msnm.


La etapa en línea más corta (117 km) es la 14, pero casi la mitad será con ganancia de terreno. El Col de Soulor (11.9km al 7.8%) será un escenario para el desgaste de las tropas de los favoritos antes de enfrentar la segunda llegada en alto del Tour. El Tourmalet ha sido escenario de muchos pasos a 2,115 msnm, pero esta será solo la segunda ocasión que es meta: la primera en 2010 con victoria de Andy Schleck. El Tourmalet (19km a 7.4%) invita a un ataque de lejos y varios corredores de fondo podrían hacerlo, como Jakob Fuglsang (AST) y Nairo Quintana (MOV). Dependiendo de cómo se haya acomodado el Ineos a estas alturas, Egan Bernal deberá estar cerca en la general y, si acompaña a Thomas, podrían hacer daño en conjunto.


PERFIL Ascenso al Tourmalet

La tercera llegada en alto se presenta el domingo 21 de julio, la etapa 15 con 187 kilómetros entre Limoux y Foix Prat d’Albis en otro recorrido pirenaico. 4 puertos de los cuales tres son de 1° categoría, incluida la llegada. Se sube al Port de Lers (11 km a 7%), el Mur de Péguère (9.3km al 7.9% máxima 18%) y cima final de 11.8 km al 6.9% pero con rampa máxima hasta del 11%. Si Adam Yates (MTS) no ha hecho ruido hasta estas alturas de la carrera, ésta es la oportunidad de armar diferencia y victoria de etapa. Y será importante cerrar la segunda semana con vibras positivas.


El martes 23 de julio regresa la acción con una relativa calma en la general y una etapa llana que sale y llega a la ciudad de Nîmes. Después llegan dos jornadas consecutivas con más de 200 kilómetros. La etapa 17 llegará a Gap, una ciudad que ha consentido varias victorias desde la fuga. Sin embargo, la col de la Sentinelle puede ser una oportunidad para el campeón del mundo, Alejandro Valverde (MOV), ya que luego de coronar ese premio de 3° categoría, solo hay 8.5 kilómetros en descenso a la meta.


PERFIL Etapa 18

En la etapa 18 inicia un interesante tríptico por los Alpes. Aunque no se termina en alto, ese jueves se circulará por tres cimas de +2000 msnm: Col de Vars, Col d’Izard y Col de Galibier, este último el más alto del día a 2,642. El coloso final tiene 23 kilómetros de longitud, pero son los ultimos 4 kilómetros los que harán más daño, donde están las rampas más difíciles. Una de las cimas míticas del Tour desde 1947, el Galibier ha sido conquistado por Colombia con Francisco Rodríguez, Lucho Herrera, Santiago Botero y Juan Mauricio Soler. Esta es una buena oportunidad para que se sumen el quinto colombiano a la historia, porque además está bonificado. La meta está bajando a 19 kilómetros en Valloire.


En la etapa 19 y 20 tenemos las últimas dos llegadas en alto de la carrera, que son oportunidad final de subirse al podio. La región de la Saboya recibe la etapa 19 con una escalada permanente de Sant-Jean-de-Maurienne rumbo a la cima Henry Desgrange como el punto más alto de la carrera: el Col de l’Iseran a 2770 msnm. La salida de la jornada esta a 585 msnm. Esta cima también tendrá bonificación de tiempo para los tres primeros lugares. Después de coronar hay un descenso de 27.5 km hasta les Brévières desde donde se inicia la última subida, Montée de Tignes, de 1° categoría (7.4km a 7%) que termina 2 km antes de llegar a un llano final a Tignes.


PERFIL Val Thorens

La penúltima etapa del Tour es de solo 131 km de Albertville a Val Thorens con tres puertos. El de 1° categoría Cormet de Roselend, básicamente a 2,000 msnm, se corona en los primeros 36 kilómetros. Luego hay descenso y travesía rumbo al segundo puerto, Côte de Longefoy de 2° cat. Pero es a 36 kilómetros cuando empieza el puerto más largo en ascenso del Tour: Val Thorens de categoría especial de 33.4 km con una media del 5.5%, con tres secciones donde tomar un respiro rumbo a los 2,365 msnm en meta. Los últimos 9 kilómetros serán escenario de batalla por segundos que pueden hacer la diferencia entre irse con las manos vacías o buscar la posteridad. La única llegada en Val Thorens en la historia de Tour se realizó en 1994 y fue Nelson Cacaíto Rodríguez el ganador. Quizás ese antecedente tenga buen augurio.


La última etapa incluye una transferencia del pelotón de los Alpes a París, para la ultima etapa de 127 km con salida en Rambouillet y final con 8 circuitos en el centro histórico de la ciudad Luz y embalaje en los Campos Elíseos.


Los candidatos


Solo dos campeones de la Grande Bucle estarán en la salida de esta edición 106: el defensor Geraint Thomas y el de 2014, Vincenzo Nibali. Sin embargo, el Squalo llega con una perspectiva diferente luego de haber participado en el Giro de Italia donde terminó 2° detrás de Richard Carapaz (MOV). Victorias de etapa y quizás la clasificación de la montaña sean los incentivos del italiano, además de apoyar la causa de Rohan Dennis (TBM) en la general.

Este escenario nos deja con varios corredores que han sido podio, pero que con las ausencias por lesiones de Froome y Dumoulin, ven reducido el número de especialistas CRI y podrán enfocare mayormente en sus tácticas en la alta montaña y aprovechar diversos terrenos.



No hay duda que la atención de los medios estará en la dicotomía que puede presentar el Ineos aun sin Froome, gracias a la categoría y experiencia de Geraint Thomas y a las capacidades escaladoras y buenos resultados de la temporada de Egan Bernal. La situación para el equipo es encontrar el balance para iniciar la carrera sin ponerle demasiada presión al joven colombiano, quien ha demostrado mucha disciplina, primero para regresar de una fractura de clavícula en mayo y después para tomar la batuta de liderato del equipo en la Vuelta a Suiza tras la caída de Thomas. En Paris Niza y Suiza Bernal pudo vivir de primera mano lo que significa el protocolo Wolrld Tour después de las etapas como líder, pero eso por supuesto se magnifica en el Tour. Es un hecho que el equipo quería ponerlo a prueba al frente de la escuadra en el Giro este año, lo que prueba la confianza que la dirección le tiene al nacido en Zipaquirá. Pero también sabemos que el conjunto británico tiene los ojos puestos en un solo objetivo cada año y es el de ganar el TDF. Así como pudieron resolver el acertijo el año pasado entre los dos británicos, este año tienen la misma disyuntiva. Y en 2018 no lo resolvieron sino hasta la última semana. Quizás Egan no deje de sorprender a su equipo y a todos nosotros.


Por los resultados de la temporada, Astana también surge como una escuadra que puede proteger los intereses de un corredor que esta en su mejor año y que puede confiar en el poder de sus escaladores: Jakob Fuglsang ha brillado en carreras de una semana con títulos en Dauphiné y Vuelta a Andalucía, Podios en Tirreno Adriático (con victoria de etapa); así como podios en clásicas: 2° en Strade Bianche, 3° en Amstel Gold, 2° en Flèche Wallone y el título de Liège-Bastogne-Liège. El danés llega con el balance justo entre días de competencia en con amplio rango de terrenos y resultados. Fuglsang solo ha podido ser 7° en 8 participaciones, pero a los 34 años puede hacer realidad su sueño de llegar al podio de una grande.


Los medios en Francia hicieron un llamado, casi un ultimátum, a sus dos cartas mas fuertes. Con tan solo un podio en el año (2° Tour Haut Var) Romain Bardet llega con poco brillo luego de haber sufrido una caída en la Vuelta a Cataluña, aunque sin fracturas. El corredor del AG2R La Mondiale tomó parte de las clásicas de las Ardenas, pero su mejor resultado fue un top 10 en Amstel Gold. En Dauphiné no fue un factor en la carrera, pero llega motivado luego de su 2° lugar en el Challenge en Mont Ventoux en junio. Sin embargo, Bardet ha sido dos veces podio y top 10 en los ultimos 5 años. Esa experiencia debe estar a su favor, aunque no llega con el equipo más fuerte en la montaña.


Por su parte, Thibaut Pinot, quien venció a Bardet en Tour Haut Var, tomó más relajadamente su primavera con Tirreno Adriático y Cataluña como preparación. El lider del Groupama FDJ regresó a competencia hasta finales de mayo con el Tour de l’Ain, que ganó, y luego corrió Dauphiné donde fue víctima de la lluvia y bajas temperaturas y finalizó 5°. Pinot ha terminado 3 de 6 apariciones en el Tour, una de ellas con un 3°, pero hace 5 años. El equipo de Pinot es balanceado y espera dejarlo mejor plantado en la general que el año pasado tras la crono por equipos.


El Mitchelton Scott no tiene otro interés más que en el maillot amarillo, así que la nómina está basada en esa premisa. Adam Yates correrá con su hermano Simon en el Tour por primera vez desde 2015 y tendrá también a Jack Haig para la montaña. El equipo sol le dará libertad a Matteo Trentin para buscar etapas, pero Daryl Impey no la tendrá pues estará en labores de protección. El equipo conquistó la crono pre equipos en Tirreno Adriático, así que llegan con la confianza de que Adam estará bien colocado en la general desde la primera semana. Aunque el lider del equipo australiano no pudo terminar Dauphiné por un resfriado, no llega al Tour con las manos vacías ya que ganó 3 etapas durante la temporada. En tres participaciones, Adam ya puede contar un 4° en el TDF de 2016.



Movistar llega Nairo Quintana como lider, aunque el equipo seguramente no le negará una posibilidad a Mikel Landa. El corredor español fue 4° en el Giro y no será sino hasta a la mitad del Tour cuando veamos qué tanto puede haber rezagos del desgaste de la primera grande. Alejandro Valverde –quien acaba de ganar el título de ruta español-- llega con el arcoíris que seguramente querrá hacer lucir en una o dos victorias de etapa. Marc Soler también regresa al TDF por segundo año, aunque en su temporada su mejor resultado fue un 3° lugar en la Molina en Cataluña y en nacional de CRI español terminó 6°. Creemos que si no se concentra la atención para una causa única, tendrá que ser el mismo Nairo quien saque la cara en la montaña, donde los ataques le den la satisfacción de estar pelando por regresar al podio. El equipo decidió por una nómina sin Winner Anacona por segundo año consecutivo. Movistar incluyó a Andrey Amador después de su gran Giro y complementa con Nelson Olveira, Imanol Ervity y Carlos Verona. Aunque Nairo tiene planeado el doblete con la Vuelta a España, su futuro deportivo depende mayormente de su actuación en este Tour. Y todos queremos verlo siendo un factor en la carrera.


Interesante selección del Education First alrededor del líder Rigoberto Urán, un equipo que ha sido gran animador en el año. Tejay van Garderen regresa al Tour que lo vio coronarse como el mejor joven en 2015 y donde ha sido 5° dos veces. Michael Woods es una pieza importante también en los planes del equipo. Rigo va confiado para poder semejar su actuación del 2017, aunque no ha tenido muchos días (19) de competencia en el año tras la fractura de clavícula en París – Niza.


Steven Kruisjwijk (TJV) es otro corredor mayor de 30 años que ve cómo el tiempo se acorta para brillar en una grande. Este año ha sido top 10 en las tres carreras en las que corrió (Andalucía, Cataluña y Romandía), pero no pudo terminar Dauphiné afectado por el clima. Aunque tiene a George Bennett y a Laurens de Plus, su equipo tendrá intereses compartidos para buscar ponerle la escena a Dylan Groenewegen.


Otros corredores que buscarán acomodo en el top 10 son Dan Martin (UAE), Richie Porte (TFS), Emanuel Buchmann (BOH), Wilco Kelderman (SUN), Tiesj Benoot (TLS) y Enric Mas (DQT).


Entre los latinoamericanos que tienen otros objetivos, Sergio Luis Henao (UAE) participará en su tercer Tour de Francia consecutivo, aunque ahora con los colores de UAE Team Emirates y en compañía de Dan Martin y Fabio Aru. Aunque seguramente será un gran apoyo para el irlandés, Sergio tendrá la oportunidad de buscar esa victoria de etapa en el Tour que tanto busca un profesional en su carrera.


Darwin Atapuma no fue considerado como una de las opciones del Cofidis. El equipo francés presenta a Nicolas Edet y Natnael Berhane, pero su ficha en la general es Jesús Herrada, quizás podremos verlos en el grupo de favoritos en varias subidas.


Maximiliano Richeze (DQT) no pierde una pizca de las habilidades que lo han caracterizado en su labor de último hombre, aunque algunas veces las ha podido usar para su causa. El argentino junto a Michael Morkov serán la batería con la que Elia Viviani recupere la moral que perdió en el Giro de este año. Este será el tercer Tour de Francia para Maxi, pero el primero con la casaca de campeón nacional de ruta albiceleste.


Los Veloces




En cuanto a los sprinters, la gran ausencia de Fernando Gaviria nos evitará ver a la mejor colección de embaladores del planeta en el gran escenario de le Grande Boucle. Una lesión de rodilla nos deja sin la saeta colombiana que se vistió de amarillo el año pasado.

Parece increíble que Caleb Ewan (TLS) no haya estado nunca antes en el Tour y por ello decidió emigrar a la escuadra belga Lotto Soudal, con la que ha sumado ya 6 victorias en el año, incluidas dos etapas del Giro de Italia. Y el equipo apuesta por el pequeño dínamo australiano porque llevan tren dedicado.


Dylan Groenewegen (TJV) es el sprint con mas victorias en la temporada con 10 y ya tiene 3 etapas del TDF en dos participaciones anteriores. Michael Matthews (SUN) no tuvo la mejor primera parte de la temporada donde solo sumó una victoria de etapa (Cataluña), pero no pudo brillar en las clásicas. Por lo menos un segundo lugar de etapa en Tour de Suiza le puede dar aliento a mejorar en el Tour. Pero el equipo tiene también a Cees Bol para algunas oportunidades.


Alexander Kristoff (UAE) es otro que puede presumir de haber ganado tres etapas en el Tour y este año ganó la Gent-Wevelgem y luego terminó 3° en Tour de Flandes. Kristoff tratará de sumar victorias que el equipo esperaba de Fernando Gaviria.


Mark Cavendish (TDD) no fue incluído por el Team Dimension Data, así que las victorias en el terreno de los embalajes para la escuadra sudafricana se quedarán en las piernas de Edvald Boasson Hagen y Giacomo Nizzolo.


Andre Greipel, con 11 victorias en el Tour, llega a la carrera con los colores de Arkea Samsic y con solo una victoria en la temporada. Sin embargo, sabemos que corredores de la calidad del alemán reverdecen laureles en los más importantes eventos. Otro teutón que llega con el recientemente conquistado título de ruta nacional será Maximilian Schachmann (BOH), quien además fue 3° en Liège-Bastogne-Liège.


Aunque Peter Sagan (BOH) entrará en el juego de los embalajes, su principal objetivo será imponer el nuevo récord de 7 títulos por puntos. Sagan no solo se conforma con estar en los sprints, sino que nunca ha sido tímido para irse en fuga si es necesario. Otros que quieren estar en el grupo de los veloces, pero que son capaces de atacar de lejos, son Nikki Terpstra (TDE), Oliver Naesen (AG2), Matteo Trentin (MTS) y Nils Polit (TKA).


También buscando victorias de etapa se presenta nómina del CCC con Greg Van Avermaet y Patrick Bevin en los embalajes y Alessandro de Marchi al ataque.


Hombres a seguir para victoria de etapa entre los equipos ProContinentales: Lilian Calmejane (TDE), el flamante campeón de ruta francés Warren Barguil y Élie Gesbert (PBC) y Guillame Martin (WGG).


Julian Alaphilippe (DQT) se llevó 2 victorias en el TDF el año pasado y podría mínimo igualar esa cifra en esta edición. El campeón de Milan Sanremo y Flecha Valona también ganó el título de la montaña este año en Dauphiné. El francés del Deceunick Quick Step podría tener acceso al Maillot Jaune en la primera semana, pero quizás la de lunares rojos sea al final otra posibilidad, siendo el campeón de la clasificación de la montaña de 2018.


El panorama de control del Ineos no creemos que vaya a cambiar, pero quizás veamos otras escuadras mas activas incluso desde la primera semana, de acuerdo a cómo queden las diferencias en la crono por equipos. Si hay algo que deseamos para el Tour de Francia es una carrera abierta, donde los ataques no se limite a los ultimos 3 kilómetros.


¡Qué empiece el espectáculo!

Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com