• Georgina Ruiz Sandoval

Con las mismas ganas de la primera vez


Sin ninguna referencia de qué esperar en una jornada tan corta y de tan alto calibre de montaña, el pelotón partió al reto de la etapa 17 con relativa calma sin que la famosa salida tipo “grilla” hiciera la más mínima diferencia.

Los ánimos por atacar primero quedaron en las piernas de equipos con mayor ansiedad de buscar la victoria de etapa como Daniel Martínez (EFD), quien por enésima ocasión colocó sus fichas en la fuga. Algunos sí pusieron gregarios adelante como el Movistar (Valverde y Soler), el Sunweb con Geschke y el UAE Darwin Atapuma por citar algunos.

Astana también subió a Tanel Kangert a la fuga, pero el corredor estonio demostró buenas piernas y quedó con el honor del equipo por la victoria de etapa cuando Jakob Fuglsang perdió la rueda del grupo de favoritos al arrancar el último premio.

Cuando apenas las piernas empezaban a picar por la salida para arriba, Nairo Quintana sufrió una avería mecánica que lo hizo parar en un par de ocasiones. En la primera se pellizco el brazo contra una barrera para evitar caerse y Andrey Amador se quedó a ayudarlo a reparar el percance. Danielle Bennati fue quien lo llevó a la cola del grupo. Más tarde tuvo que volver a parar con la misma situación de la rueda delantera, pero en esa segunda remontada fue Imanol Erviti quien lo llevó otra vez al lote cuando ya se había coronado prácticamente el Peyragudes.


Determinación en la tarea de Nairo Quintana (MOV): victoria de etapa. Foto ASO/Alex BROADWAY

El AG2R La Mondiale intentó colocar presión al contingente del SKY en el ascenso a la segunda cima del día, el Col de Val Louron-Azet, sacrificando uno a uno a Oliver Naesen, Silvan Dillier, Mathias Frank y el maillot blanco del Tour, Pierre Roger Latour, a la causa de Romain Bardet. En ese premio más corto Marc Soler fue alcanzado por el grupo de favoritos y se puso a tirar en conjunción con el equipo francés. Esta colaboración adelgazó al grupo, pero no necesariamente tuvo efectos inmediatos en los gregarios del SKY. Fue hasta el último premio donde Castroviejo y Kwiatkowski pagarían las consecuencias.

Con la ganas contenidas y liberadas en el momento preciso, Nairo Quintana lanzó el zarpazo al iniciar el Col du Portet, el premio mas largo y complejo de la carrera hasta ahora. Dan Martin (UAE) intentó primero y a dicha salida Nairo estuvo listo a responder. Faltaban 14.5kilómetros de los 16 de este puerto que subió a 2,215 metros sobre el nivel del mar.

El colombiano pasó al frente del irlandés y Martin ya no solo le vio la espalda a Nairo. Con un ritmo sólido y constante, levantándose solo en pedales en algunas curvas, Quintana finalmente sintió la brisa en el rostro, el ambiente en el que él constantemente se prepara para su temporada, en las montañas de su Boyacá.

Uno a uno el corredor del Movistar, casi en un trance, fue recolectando a los corredores desprendidos de la fuga original hasta llegar a Alejandro Valverde, quien colocó ritmo para que el esfuerzo fructificara. El murciano duró con Quintana poco después de cruzados los 10.5 kilómetros a meta, donde Nairo se fue con Rafal Majka (BOH) a su rueda. Sin voltear para darle crédito a la presencia del polaco, Nairo seguía devorando las rampas de entre 8 y 9.3% hasta que llegó por fin al puntero Tanel Kangert (AST). El corredor de Estonia duró poco tratando de seguir el ritmo y un poco más adelante se quedó también Majka.

Atrás no hubo una reacción inmediata, aunque el ritmo del trabajo de Wout Poels mantenía a la diferencia del corredor colombiano entre 1:15” y 1:10”. Pedalazo a pedalazo Nairo se fue metiendo mas arriba en la general, pasando virtualmente de la 8ª a la 5ª casilla.


Fortaleza en lo individual y colectivo. Geraint Thomas sigue a Egan Bernal.

Foto ASO/Alex BROADWAY

En el grupo de favoritos también hubo batalla, Primoz Roglic (TLJ) y Tom Dumoulin (SUN) buscaron abrir brecha en diferentes momentos. Al primero respondió Froome y al segundo el mismo maillot amarillo. Y ahí seguía también Egan Bernal, pendiente del requerimiento de sus compañeros cuando Poels ya había entregado su cuota. Fue dentro de los ultimos 1500 metros cuando un segundo arranconazo de Roglic volvió a crear un hueco, aunque Thomas y Dumoulin reaccionaron con atención. Fue entonces de Chris Froome rompió la fina cuerda con el grupo y Egan Bernal regresó a ponerle ritmo de control de daños al 4 veces campeón. Froome cedería 43" segundos con Roglic y Dumoulin y un puesto en la general.

Ya en el ultimo kilómetro Nairo había superado los dos mil metros de altitud y pasaba por las recién encarpetadas y estrechas vías del Col de Portet, cuya vista aérea simulaba el rasguño de una mano gigante a la ladera de esta cima pirenaica.

Quintana podía escuchar su nombre vitoreado por todo tipo de espectadores, los bravos que habían esperado por horas en la difícil cuesta. Incontables banderas le habían agitado los colores patrios de su Colombia en varios sectores de la subida, algunas de ellas prendidas como togas a los entusiastas aficionados que corrieron al lado de la diminuta figura del escalador.

Nairo cruzó la meta casi 5 años después de su primera victoria en el Tour de Francia, para recordarle a su corazón las sensaciones que vivió a los 23 y que lo proyectaron a tener uno de los palmareses más completos en carreras de semana y dos grandes vueltas. Elevar las manos al cielo fue la reacción más natural luego de 16 días de carrera, luego de cargar con una loza por ser solo top 10 en una carrera dominada por un equipo que hasta el ultimo kilómetro contó con gregarios.


Rembranza de su primera victoria, pero 5 años después. Foto ASO/Alex BROADWAY

Si bien las perspectivas de no ser un contrarrelojista --y tener una desventaja hasta antes de esta etapa de más de 4 minutos-- hicieron que no fuera perseguido de manera más contundente, Nairo tenía que cumplir de todas formas con el reto de aguantar solo al frente y de terminar lo que empezó por más de 14 kilómetros. Estos bonos positivos caen de maravilla con el Movistar como unidad, que empezaba a pensar solo en la clasificación de equipos. Con una etapa más de montaña vale la pena intentarlo una vez más, aunque los intereses del podio mantengan más a raya los ataques.

Geraint Thomas demostró una seguridad absoluta en su defensa del liderato dentro y fuera de las filas del SKY. Aunque aún no puede cantar victoria, su quipo ya debe tener claro el panorama de quién es el más fuerte. Dumoulin es quien ahora se mete en el medio (2º en la general) y el primer rival a quien vigilar en la etapa del viernes, sin descuidar al esloveno Roglic.

Peter Sagan (BOH) no pudo esquivar esta vez una caída en el descenso del segundo premio del día. Llego en el límite de tiempo, pero muy golpeado del costado derecho. El maillot verde espera pasar buena noche y terminar este Tour de France.

Este jueves tenemos una etapa que podría ser de los sprinters de Trie-Sur-Baïse a Pau con 171 kilómetros. Hay dos premios de 4ª categoría, el ultimo a 18 kilómetros de meta quizás plataforma de ataque de lejos. Si tenemos un embalaje masivo, la llegada tiene 3 rotondas entre el kilómetro 5 al 2 a meta. Poco antes del último kilómetro hay una curva en escuadra a la izquierda, paso por la derecha en una rotonda y una curva final a la izquierda rumbo a la recta de 550 metros con llegada en terreno en descenso.

CLASIFICACIÓN GENERAL LATINAOMERICANOS

5º Nairo Quintana (Col-MOV) 3:30”, 16º Egan Bernal (Col-SKY) 24:34”, 32º Daniel Martínez (Col-EFD) 1h 02:51”, 47º Andrey Amador (Crc-MOV) 1h 28:40”, 68º Darwin Atapuma (Col-UAE) 1h 54:26”, 138º Maximiliano Richeze (Arg-QST) 3h 14:31”.

CLASIFICACIÓN GENERAL TOP 20



Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com