• Georgina Ruiz Sandoval

La casta del ciclista


Uno se tiene que emocionar con la alegría de las personas. Porque antes que deportistas profesionales los ciclistas son personas con sueños, aspiraciones y dolor. Sobre todo eso. Un umbral de dolor muy alto que les permite desgastar su físico hasta el límite, uno que pocos pueden conocer cuando la sensación de desfallecimiento se pospone unos cuantos metros a la vez.

Solo quien convive con un ciclista sabe que debido a la exigencia de la profesión los hombres y mujeres se convierten en ermitaños, limitados en su vida social y hasta aburridos porque siempre quieren descansar. Con las calorías que exige el entrenamiento y con el hambre que se tiene hay que saber comer muy específicamente. Solo así se puede llegar a estar cerca del sueño que uno tiene.

Para ser un profesional de este deporte uno no puede decir que solo lo hace porque le gusta la bici. Uno tiene que estar enamorado de ella, de las sensaciones que produce --buenas y malas-- y del sacrificio que conlleva las sesiones de entrenamiento. Luego de pasar lo que puede denominarse como un “calvario” entonces es que uno llega al siguiente nivel de sacrificio: estar lejos de casa, hacer campamentos, volver a sufrir en el cardumen llamado pelotón en las primeras carreras del año, cuando al ciclistas aún le hace falta las “buenas sensaciones”.

Este ciclista se renueva cada año, a veces con buenos resultados. A veces solo alcanza para cumplir con el calendario, otras veces ni para seso. El cuerpo es un enigma que puede traicionar hasta el mejor preparado debido a un pequeño catarro, una fractura, una espora o una mononucleosis.

Y en este trance del ciclismo pueden pasar varios años para que lleguen las recompensasç. Entrre las aspiraciones personales y la adecuación a los ambientes de un nuevo uniforme el pedalista trata de conocerse mejor a sí mismo. Y si uno llega a ser exitoso, el compromiso se multiplica, porque las expectativas nunca le dejarán bajar la guardia aunque tenga momentos precarios, donde él o ella tratarán de ocultar su debilidad y engañar a la competencia.

Es en esta lucha interna --con el desfallecer y el buscar ser su mejor versión-- que un ciclista encuentra la gloria en una carrera como el Tour de Francia. Por eso sin importar la nacionalidad, el aficionado de este deporte agradece no solo el duelo de fuerzas primitivas sobre los pedales sino la estrategia y la inteligencia de los ciclistas.


Uno no puede más rendir homenaje a los ciclistas al caer el telón de 3 semanas.

Foto © ASO/Thomas MAHEUX

En este Tour de Francia que apaga su luz en 2017, pudimos disfrutar de las perspectivas distintas de cada uno de los ganadores de clasificación, los ganadores de etapa y los corredores del podio de clasificación general.

Rigoberto Urán (CDT) pisó el nivel más alto de la carrera en la que por cuarta vez tomó parte, una que ya le había guiñado un ojo cuando se puso el maillot de los jóvenes en 2011, donde una bronquitis le quitó la potencia en las piernas. Ese año Pierre Rolland terminaría como el campeón de los sub.25. Y hoy Pierre comparte filas en el Cannondale Drapac con el colombiano, quien sube al podio como subcampeón de la mejor carrera del mundo que se celebra en el país del francés.

Chris Froome y Rigoberto Urán fueron compañeros el SKY por tres años. El inquieto colombiano buscó nuevas oportunidades como designado líder en otros equipos mientras Froome esperó pacientemente a ser el capitán del equipo británico. Unos años adelante se encuentran en el podio, cada uno cumpliendo con su destino.


Trabajo en Equipo, piedra angular de un titulo en el Tour de Francia. Foto © ASO/Pauline BALLET

Francia no se ha quedado atrás porque con Romain Bardet (AG2) de regreso en el podio --confesó el haber dejado la contrarreloj fuera de su gran calendario de entrenamiento-- y con Warren Barguil (SUN) campeón de la montaña. El regreso de los locales por un título puede estar más cerca que nunca.

Simon Yates (ORS) se convirtió junto con su gemelo Adam, en la primera pareja de hermanos en conseguir la camiseta de los jóvenes en el Tour de Francia. En la Vuelta a España unirán fuerzas por segunda vez en su carrera en una grande. Ellos son la cabeza de la renovación de los británicos en las carreras de tres semanas.


Latinoamérica no se rinde

#SiMe Atrevo

Los 9 corredores latinoamericanos terminaron la carrera donde sólo sobrevivieron 167 de los 198 que arrancaron en Düsseldorf. Cada uno con perspectivas diferentes, aunque no del todo con resultados tan brillantes como querían.


Los 7 colombianos terminaron con Rigo a la cabeza en el podio. Foto © ASO/Alex BROADWAY

Nairo Quintana (MOV) acusó un cansancio que no sólo fue resultado del Giro. Antes de la Corsa Rosa ya Nairo había acumulado los kilómetros de una grande (+3,200) previo a iniciar la carrera del centenario en Cerdeña en Mayo pasado. La piernas del boyacense han sumado 10, 430 kilómetros hasta este cierre del Tour. El corredor y el equipo deben llegar a común acuerdo de planeación, no solo en cuestiones de calendario sino para proteger un proyecto alrededor de Nairo y llegar con el equipo más fuerte a la disputa del Tour de 2018. No es justo que los corredores carguen con toda la responsabilidad, los errores se cometen en todos los niveles y hay que asumirlos. Una golondrina no hace verano, Quintana es el ciclista más exitoso de Colombia y un tropiezo solo lo hace más humano.

Carlos Betancur (MOV) ha sido el pedalista que sin estar en podio o en búsqueda de etapa tuvo el crecimiento más palpable en su carrera en este Tour de Francia. Demostró ser regular, salvar las caídas y aplicarse a la labor de equipo. Además hizo muy decorosas presentaciones en la contrarreloj y en su primer Tour terminó en el top 20. Si el equipo aprovecha a Carlos 2.0, su historia en 2017 seguirá escribiendo el éxito.

Gregarios de oro fueron Sergio Luis Henao (SKY) y Jarlinson Pantano (TFS). Es natural que ambos hubieran querido tener más presencia individual, pero su prioridad estaba muy clara. Y cada año para los muchachos es diferente. Henao ya ganó la París Niza este año y seguramente Pantano tendrá un momento de lucimiento en este año más allá de su entrega total al equipo.

Darwin Atapuma (UAE) despertó en la tercera semana con la forma que lo tenía abandonado en las dos primeras semanas. Y después de Rigo fue el colombiano que estuvo más cerca de ganar una etapa en el Izoard. Luego de su fractura de muñeca en el País Vasco, el nariñense tiene la brújula de su temporada apuntando al norte.

El corredor con más kilómetros que Nairo en las piernas en la temporada fue su compañero de equipo Andrey Amador, quien acumuló 11, 747 kms. al terminar su tercer Tour de Francia. También arrastrando el cansancio del Giro el tico se cayó en dos ocasiones en este edición de la ronda gala y arrastró un dolor de rodilla durante buena parte de la carrera. Amador terminó más con honor que con fuerzas. Muy bravo lo que ha hecho el costarricense.

Eduardo Sepúlveda (FOS) sufrió una aparatosa caída en la etapa 9 del Tour de Francia, la misma etapa que cobró la salida de Richie Porte. En medio de la terapia y las constantes curaciones el corredor argentino supo llevar el dolor y la incomodidad para no bajar la guardia. Ante la contingencia de un accidente el cuerpo no puede ser el mismo por más que se quiera. Pero terminar es de valorarse para el corredor de que recientemente cumplió 26 años.

Esteban Chaves (ORS) trató de recuperar el golpe de pedal en carrera tras un parón de varios meses por una lesión de rodilla. El reto primario para el bogotano era terminar su primera incursión en el Tour de Francia y volver a tomar confianza en el pelotón en alta competencia. Cumpida la meta Esteban espera poder volver al nivel de protagonismo que nos demostró con sus dos podios en el Giro y la Vuelta del 2016.

La desazón del Tour nos la llevamos con la designación del más combativo. Y no porque Warren Barguil no hubiera demostrado su casta, sino porque el espíritu del premio no es engalanar a un líder de clasificación. El más combativo es aquel que siempre está al ataque, que no pierde la oportunidad de mostrarse, de dar espectáculo. Y eso fue lo que demostró Thomas De Gendt (LTS),. Un panel donde la mayoría del jurado era francés dejó un mal sabor de boca. Como en las votaciones de ciertos países: De Gendt se llevó el voto popular pero no el honor de subir al podio.

CLASIFICACIÓN GENERAL LATINOAMERICANOS

2º Rigoberto Urán (CDT) +54”

12º Nairo Quintana (MOV) +15:28”

18º Carlos Betancur (MOV) +37:47”

29º Sergio Luis Henao ( SKY) +1h 16:32”

41º Darwin Atapuma (UAE) +1h 50:31”

46º Jarlinson Pantano (TFS) +2h 01:30”

62 Esteban Chaves (ORS) +2h 27:34”

65º Eduardo Sepúlveda (FVC) +2h 31:05”

87º Andrey Amador (MOV) +2h 56:43”

CLASFICACION FINAL TOP 20



Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com