• Georgina Ruiz Sandoval

Tensión bajo la lluvia


Siempre hay un día más dramático que otro en el Tour de Francia y en el cierre de la tercera semana se vino a presentar en forma de lluvia en la última etapa que terminaba en llegada en alto. La carretera se convirtió en la casa del jabonero donde el que no cae resbala. La bajada del Montée de Bisanne, premio de categoría especial, y la larga transferencia a la cima final fue escenario numerosas caídas con terreno en pendiente bajo una copiosa lluvia.

El grupo de los favoritos estuvo siempre al mando del Astana que confiaba en la fortaleza demostrada por Fabio Aru en la cronoescalada y ellos fueron los que castigaron poniendo presión en el terreno de descenso también. Adelante se había caído Pierre Rolland (CPT) quien junto a Rui Costa (LAM) se había separado de la fuga para atacar a unos 45 kilómetros de meta. El corredor francés se llevó un tremendo golpe y se deslizó de la carretera a un terregal, aun así se levantó para seguir todo maltrecho para terminar la etapa cerca de 8 minutos después del ganador.

También se cayó Sebastian Reichenbach (FDJ), Dani Navarro (COF) --que ya no terminó la etapa-- y el argentino Eduardo Sepúlveda (FVC) integrante de la fuga original. Con todo el susto y el golpe Balito llegó a meta a 11:43”. En esa fuga se subió también Jarlinson Pantano (IAM) pero ante la carga de los favoritos al final y con la lluvia, decidió llevar su ritmo para terminar a salvo la etapa.

En otra dolorosa caída, aunque fue mucho antes de la lluvia, Tom Dumoulin (TGA) abandonó el TDF con el prónostico de fractura de radio, con lo que se perdería su participación en JJOO.

El primer gran golpe a la clasificación general vino cuando Bauke Mollema (TFS) perdió la rueda del grupo en ese complicado descenso y luego se salió de la carretera donde puso pie a tierra casi milagrosamente antes de hacerse más daño. Luego vino el despiste de Richie Porte (BMC) quien tuvo que perseguir durante unos 10 kilómetros para reconectar con el lote del maillot Jaune, gastando algunas fuerzas que después le faltaron. Pero el momento más álgido fue que cuando el AG2R La Mondiale se organizó con un ataque de Mikel Cherel y Romain Bardet a un par de kilómetros del ascenso a Le Bettex y atrás caía Chris Froome (SKY). El lider maillot Jaune se golpeó el costado derecho y se abrió una herida en la rodilla. Su bicicleta quedó inservible con el derrape y de inmediato Geraint Thomas le cedió la suya porque el grupo iba lanzado. Aunque Froome reconectó con el grupo traer una bicicleta que no era suya afectó su modo de pedalear porque Thomas no usa el plato O-symetric que acostumbra su jefe de filas. Eso modificó sensiblemente su cadencia y poner un esfuerzo extra además del golpe y las heridas. Pero con Sergio Henao y Wout Poels a su lado el británico recuperó el terreno hasta volver a hacer presencia en la punta del grupo.


Chris Froome también se cayó en la etapa 19 FOTO © ASO/A.Broadway

Ya para entonces Bardet camino a la cima se había deshecho de Costa y no solo aumentaba su oportunidad de ganar la etapa sino de subirse a un cajón del podio, porque además del retraso de Mollema también Adam Yates (OBE) empezaba a acusar el esfuerzo y perdía metros detrás del bloque donde Porte arrancó varias veces para intentar subir en la clasificación. Fabio Aru (AST) también lanzó un par de ataques para tratar de rematar el gran trabajo de su equipo durante el día. De manera callada pero efectiva Nairo Quintana (MOV) aguardó a esas salidas de corredores con más explosión para seguir la estela y tratar de hacer también su negocio rumbo al podio. Alejandro Valverde llegó al cierre también a apoyar la causa del colombiano y en combinación con Purito Rodriguez (KAT) se apartaron del grupo de Froome. El boyacense fue 5º en la etapa superando a Yates por 30 segundos, renta suficiente para saltar al joven británico y ponerse 3º en la general, mientras Romain Bardet junto con la victoria de etapa ascendía al segundo cajón del podio, 16 segundos por delante de Nairo.

Al final Quintana confirmaba con la prensa que continúa sintiendo ausencia de piernas, que no encuentra todavía la razón de esa falta de respuesta en la subida y que ascendió el premio “echando la clase” sin poder mover la carrera con un ataque como él hubiera deseado. Y sin embargo Nairo es uno de un puñado de ciclistas en la historia del Tour en hacer podio en las tres participaciones que lleva en esta carrera, con la salvedad de que aún queda una etapa de montaña con llegada en descenso a Morzine. Ese es un recorrido que Quintana ya conquistó a los 22 años en su primera victoria como profesional en la etapa 6 del critérium Dauphiné de 2012 por delante de Cadel Evans y Bradley Wiggins.

Este sábado serán 146.5km entre Megéve y Morzine con 4 premios de montaña, el último el Col de Joux Plane de categoría especial con 11-6km a una media de 8.5% y máxima de 10.5%, cuya cima está a 12 kilómetros de la meta. La distancia entre 2º y 5º en la general está en 1:06”. La tensión continuará porque mañana esta pronosticada lluvia con un 80% porcentaje de humedad. Por lo menos los mecánicos ya saben cómo preparar a sus líderes mañana.


Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com