• Georgina Ruiz Sandoval

¿Quién puede quedar satisfecho tras el caos?



Hemos tratado de leer todos los recuentos disponibles y declaraciones para poder emitir una valoración lo más ecuánime posible ante el caos que se presentó en el último kilómetro de la subida al Chalet Rayner – Mount Ventoux y cómo afectó al trio Froome-Porte-Mollema que estaba en ataque. Pero es una situación que se puede ver y soportar por varios ángulos. Esta es la nuestra.

Empezamos por decir que el comportamiento del público no es responsabilidad de la organización del Tour de France y que muchos llegan con ánimo de protagonismo y no de apoyo. Los disfraces ridículos con el fin de ser captados por la televisión y los aficionados queriendo sacarse un “Selfie” en pleno movimiento de carrera rebasan el límite y ponen en peligro al lote. Pero lo que sí puede hace la organización del TDF es contener a los aficionados en los momentos más críticos de carrera. Metros significativos del último kilómetro quedaron desprotegidos haciendo un túnel casi impenetrable para la caravana incluidos los ciclistas.

El director de la carrera Christian Prudhomme informó que no pudieron poner más vallas “porque el viento las tiraba”. Pero si las valla son fuincionaban bien podrían haber puesto un mayor número de gente de seguridad para marcar una línea y dejar mayor espacio de acción a los corredores. También está en las manos de la organización evitar la circulación de tantas motocicletas –mayormente TV y fotógrafos-- que venían delante de los tres atacantes y que: o bien les quitan perspectiva de carrera o bien pueden “jalar” a los ciclistas. La combinación de demasiadas motos y gente puso un punto de controversia a la carrera cuya impartición de justicia nunca dejará satisfecho a todos.

Otro error fue no permitirle el acceso inmediato al auxilio mecánico neutral Mavic que debería estar justo detrás de los corredores en estas subidas tan estrechas. Ante la escasa, por no decir nula, solicitud de estas bicicletas de repuesto en carreras profesionales la asistencia del auto amarillo lejos de mejorar la posición de Froome la empeoró porque le dieron una bici de diferente talla y con clips diferentes a los que usa el corredor del SKY. El ánimo era de colaborar pero hicieron que la desesperación hiciera mayor presa del británico.

Ante el pecado mayor cometido con la organización en varios aspectos, pero sobre todo el de la seguridad para los corredores, otros errores humanos son opacados por el mal mayor. Ciertamente la motocicleta provoca el incidente en carrera –tratando de librar colisiones con el público-- y tras derribar violentamente a los tres escapados pisó la bicicleta de Froome y quedó inservible. Los otros dos corredores alcanzaron a montarse en la bici pero el maillot amarillo se fue con bicicleta en mano caminando por algunos metros hasta que la televisión en vivo nos lo mostró ya corriendo sin los vestigios de su bici. Una reacción fuera de norma pero entendible ante el situación de pánico del momento. No sé cómo hubiera reaccionado usted amigo aficionado si después de 2 mil kilómetros pedaleados y en plena acción de ataque le pasara lo mismo que al británico. Es una infracción al reglamento caminar sin la bici, pero esa cuestión quedaba al criterio de los jueces y director de carrera. Claramente el auxilio de la moto amarilla le señalaba a Froome que esperara por el vehículo Mavic para recibir la bici que después resultó más una mala solución aunque sólo de manera circunstancial mientras llegada el auto del SKY con Froome.

Una vez conocido el video del impacto de los corredores con la moto de TV supimos que habría una consideración a la clasificación general pues debido a esas averías mecánicas --causadas por factores ajenos a los corredores-- Yates, Aru, Rodríguez, Meintjes, van Garderen, Bardet, Valverde y Quintana rebasaron a Porte y a Froome en la parte final de la subida, aunque no ha Mollema quien sirvió de referencia para marcar el tiempo que le decretarían en la llegada a ese grupo que venía cortado. Sin saber cómo fue la referencia final que tomaron en cuenta los comisarios, los resultados oficiales dejaron la diferencia entre ambos grupos en 19 segundos.

Aunque estas carreras están regidas por los reglamentos de la UCI también es cierto que pueden hacer algunas modificaciones y crear un reglamento específico que todos conocen y reciben antes de empezar la carrera, como el hecho de tener bonificaciones, los límites de corte de acuerdo al a dificultad de las etapas y la forma de puntuar las diferentes clasificaciones. Y en ese margen también los comisarios pueden modificar una situación que por el libro se puede ejecutar de una forma pero modificar por circunstancias extraordinarias según el caso.

Creemos que el hecho de que Froome haya dejado su bici en algún momento de su carrera a pie fue un error involuntario ante la zozobra de saber si se neutralizaría el incidente. El hombre estaba en pleno ataque y peleaba por sacar unos segundos sobre sus rivales. Estaba haciendo carrera cuando una moto los hizo frenar y caerse.

Este ajuste también no le gustó a Mollema (TRS) quien piensa que tenía una diferencia sobre sus compañeros de ataque y sobre el grupo de Quintana. Al final Bauke quedó 4º a 2 segundos de Nairo quien ahora es 3º en la CG a 54” de Froome.

“A mí no me hubiera gustado recibir el maillot amarillo en esas circunstancias” dijo Adam Yates (OBE) ya que la primera clasificación lo sacaba a él como el nuevo lider. “Yo si voy a ganar el liderato es porque lo hago con las piernas con mi rival en las mismas circunstancias”. El joven británico sigue 2º a 47” de Froome.

Por su parte Nairo Quintana (MOV) coincidió con ese particular: “cuando he llegado estaban ya caídos Mollema, Porte y Froome. Pienso que la mala organización, entre las motos y los espectadores, tienen la culpa de todo. Son circunstancias de carrera, pero debemos mejorar todos. Hemos visto muchos desastres en el día de hoy. Hemos llegado delante de Froome y Porte después de ese percance que tuvieron y aparentemente no perdimos mucho tiempo frente a ellos, los rivales más importantes”.

El lider del Movistar también admitió que sus ataques no surtieron el efecto deseado. “Para mí fue muy apresurado atacar desde allí: había mucho viento de cara, fui neutralizado y me dejé balas que al final me hicieron falta. Día muy duro, con mucho viento todo el día, mucha potencia y llegamos muy justos al tramo final”, apuntó Nairo.

En esta lucha estamos observando a muchos protagonistas involucrados y no solo el duelo entre Froome y Quintana en la montaña. Sin embargo ahora sí veremos una situación más clara de quienes tienen el paquete completo para luchar por el título cuando se celebre la contrarreloj de la etapa 13 sobre 37.5 kilómetros.

Otro evento que también marcó esta carrera fue el sucedido en el descenso del penúltimo premio de montaña donde Simon Gerrans (OBE) cayó en una curva forzado por el fuerte viento. Ahí quedó caído Ian Stannard y el tren del SKY se tuvo que frenar para reorganizarse. El hecho de que Froome haya levantado la mano y otros corredores del grupo hayan aceptado hacerle caso al lider de la carrera fue muy galante y generoso, sin embargo fueron los gregarios del lider los que pagaron los platos rotos y no el maillot amarillo --a quien normalmente es al que se respeta en estas circunstancias--. Quizás se hubiera visto fuera de las reglas no escritas dejarlos atrás pero si ellos decidieron estar al frente en una bajada corrían el peligro igualmente de enfrentar el viento y uno debe atenerse al riesgo de su ubicación. Le dieron la oportunidad a Froome de recuperar a corredores que más tarde hicieron la diferencia controlando a los rivales en la subida final.

¡Ah y por cierto! Hoy ganó Tomas de Gendt (TLS) espero que alguien recuerde eso en este 14 de julio.

Este viernes 189 corredores saldrán a la CRI (Simon Gerrans fractura de clavícula) con diferencia de 2 minutos hasta los ultimos 15 que lo harán cada 3. El recorrido inicia con un repecho de 6.9 kilómetros con un gradiente de 4-9% y una ganancia de 309 metros de desnivel. Pasados los 22 kilómetros de recorrido hay un descenso y terreno con algunas ondulaciones hasta llegar al repecho final de 3.3 kilómetros con una media de 4-9%) hasta la meta en la Caverne du Pont-d’Arc. Con el desgaste y el estrés de un recortado Mont Ventoux, así como golpes por caídas, veremos quién pudo conservar mejor reserva para esta exigencia con una temperatura de 22ºc y ráfagas de viento de hasta 30km/hr.

CG Latinoamericanos: 3º Nairo Quintana (Col-MOV) 54”, 13º Sergio Henao (Col-SKY) 2:36”, 30º Eduardo Sepúlveda (Arg-FVC) 38:32”, 32º Jarlinson Pantano (Col-IAM) 40:29”, 75º Winner Anacona (Col-MOV) 1h 29:26”, 150º Maxi Richeze (Arg-EQS) 2h 10:53”.


Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com