• Georgina Ruiz Sandoval

No los demos por hecho


Hace 30 años eran la sensación: latinoamericanos en Europa intercambiando pedalazos con la realeza del ciclismo mundial. Ahora parece que es normal que existan más de 15 corredores de diferentes nacionalidades en equipos de primero y segundo nivel. Como si eso fuera una norma. El hecho que haya representación Colombiana, Argentina, Costarricense o Venezolana en WT y ProContinental es para seguirnos admirando porque la competencia por un tan codiciado lugar es exponencialmente más complicado por las limitantes comerciales y de presupuesto. Equipos con licencias europeas seguirán dando preferencia a los corredores de sus países. Es algo realmente sobresaliente que esas escuadras pongan los ojos en nuestros ciclistas y no sólo como gregarios de lujo, sino también como líderes permanentes de sus equipos.


La capacidad de los muchachos no tiene discusión y es cierto también que se han diversificado para no dejarse encasillar como escaladores solamente. Poco a poco se ha ganado un lugar en diferentes aspectos de labor de conjunto e individual. Y cada vez se los van llevan más jóvenes. Y también hay que decirlo como es: por ahora no todos son Nairo o Rigo, presencias que apuntan a podios en las grandes, aunque algunos están en proceso. Muchos de nuestros ciclistas buscarán como objetivo la montaña, títulos en las carreras de semana de calendario europeo o World Tour o en las clásicas y otros serán invaluables todo terreno y gregarios que intenarán ganar una etapa o colaborar por los títulos en equipo y a su líder. Y esa presencia es igualmente invaluable. Baste nombrar a alguien como Jens Voigt como ejemplo para tener esa perspectiva. Y creo que la mayoría admiramos al alemán por su aporte y etica de trabajo tanto como por sus logros.

Todos tienen diferentes objetivos y visión de su carrera como cualquiera de nosotros en nuestras labores profesionales. No evaluar su trabajo bajo esas perspectivas sería muy injusto. Querer que todo sean victorias es irreal. En el ciclismo un mal día por enfermedad, malas sensaciones o caída puede borrar semanas de entrenamiento. Claro que la mentalidad es parte fundamental de un guerrero y triunfador, así como la dedicación y seriedad que cada uno le pone a su trabajo.

Pero no demos por hecho a nuestros cicistas en el pelotón, la victoria es lo más raro y extraordario de este deporte. Y cada vez se nivelan más las fuerzas y los protagonistas llegan de cualquier nación del mundo.


Bicigoga

© 2016 Bicigoga. Creada con Wix.com

¿Te interesa anunciarte con nosotros?  contacto@bicigoga.com